23 Jun 2020

Adición de caupí en dietas para Cerdos



Los costos de alimentación en cerdos representan entre el 70 al 80% de la inversión total de la producción. Las dietas  para porcinos, en general, se componen básicamente de maíz y soya. Sin embargo, la soya no se produce en muchas regiones productoras de cerdos, siendo necesaria la importación desde las zonas de origen y elevando, de esa manera, aún más los costos.

En ese sentido se plantea la necesidad de buscar materias primas de producción local como alternativa, sin que ello afecte los parámetros productivos.

Como ejemplo de una fuente alternativa para la alimentación de cerdos que aporta proteínas podemos nombrar al Caupí, ya que éste posee propiedades que lo hacen capaz de sustituir en gran parte al poroto de soya.

El Caupí (Vigna unguiculata), es un cultivo de leguminosas que se cultiva en todo el mundo y es beneficioso tanto para el consumo humano como para la alimentación animal. Se estima que el área total en producción asciende a unos 14 millones hectáreas con una producción anual de más de 5,4 millones de toneladas en las regiones tropicales y subtropicales del mundo.

 

 

Proporciona entre 20 a 28% de proteínas, con un buen perfil de aminoácidos esenciales (con excepción de metionina). Además de aportar almidón, azúcares simples, ácidos grasos, minerales y vitaminas.

Si bien la utilización de caupí como materia prima alternativa en nutrición animal no es una propuesta nueva, los niveles de inclusión en las dietas para cerdos aún no han sido claramente determinados, principalmente debido a la presencia de los factores antinutricionales que presenta. Entre ellos podemos nombrar a:

  • Inhibidores de tripsina, capaces de interferir la digestión de proteínas
  • Fitatos, que disminuyen la biodisponibilidad de minerales e inhiben enzimas proteolíticas y amilolíticas
  • Cianuro de hidrógeno, potente inhibidor de la respiración mitocondrial
  • Taninos, inhibidores de la digestión de las proteínas

 

Algunos de estos factores anti nutricionales pueden ser inactivados a través de ciertas técnicas como por ejemplo: calor seco (tostado) o húmedo (cocción); remojado y remoción mecánica de la cutícula.

 

Modificación de variables productivas por inclusión del “poroto caupí” (Vigna unguiculata) en la alimentación de cerdos

En un ensayo realizado en la Facultad de Ciencias Veterinarias de Corrientes (Argentina), se evaluaron dos dietas  conteniendo distintos niveles de caupí y una dieta control.

El caupí fue sometido previamente a un tratamiento térmico para minimizar su efecto antinutricional (120ºC de calor seco durante 15 min).

Las tres dietas consistieron en:

  • Dieta base (DB) sin caupí, con alto contenido de expeller de soja (29%)
  • Dietas 50%, con 50% de caupí y 50% de expeller de soya
  • Dieta 75%, con 75% de caupí y 25% de expeller de soya 

 

Las unidades experimentales fueron 12 lechones de 16±3 kg.

Las variables cuantitativas consideradas fueron: ganancia diaria de peso (kg/día), consumo diario de alimento (gramos de materia seca/día) y conversión alimenticia (kg), con un diseño en bloques completamente aleatorizados con 4 repeticiones.

Se estipularon lapsos de 9 días de adaptación, tanto a las dietas como a la metodología de trabajo (durante este período las dietas a probar fueron ofrecidas de forma progresiva) y 21 días de experimentación, durante los cuales se realizaron las mediciones.

 

Resultados y discusión

Los cerdos asignados a las distintas dietas no revelaron cambios indeseables de su estado general ni consistencia anómala de la material fecal. La Figura 1 muestra la evolución del peso de los animales durante el ensayo.

La “dieta 75%” (25% de soja y 75% de caupí) registró una mejor performance en ganancia diaria de peso (0,28 kg/día), en coincidencia con un mayor consumo de alimento (1,00 kg de MS/día).

Los animales asignados a la «dieta 75%” necesitaron en promedio menor cantidad de alimento (4,64 kg/kg de peso vivo ganado).

Los cerdos que recibieron la dieta base (DB) fueron los que necesitaron mayor cantidad de alimento por kilogramo de peso vivo ganado.

Figura 1. Evolución del peso de los lechones con distintas proporciones de caupí

 

En otros ensayos, al incluir grano de caupí crudo y cocido en cantidades crecientes hasta el 20% en la dieta de pollos de engorde, no se registraron diferencias en el consumo de alimento.

Al alimentar cerdos de 11 kg de peso vivo con otro recurso del género Vigna (Vigna radiata) cocido, como fuente de sustitución del 40% de soja, se registraron disminuciones del consumo diario de alimento, atribuyéndose este comportamiento a la presencia de taninos.

En un estudio en pollos de engorde consumiendo harina de granos de caupí crudo, con inclusiones del 10, 15 y 20% en las dietas (llegando a aportar 30% de la proteína bruta, equivalente a la sustitución del 60% de la soja), no se encontraron diferencias significativas entre los tratamientos para las variables peso vivo y conversión.

Probando dietas con un 30% de sustitución de proteína de soja por poroto “mungo” (Vigna radiata), no se encontraron diferencias significativas en las variables de desempeño productivo, consumo de alimento, peso corporal, conversión alimenticia (Echeverría y col., 2005).

En conclusión, surge que las variables de desempeño productivo analizadas en el presente trabajo no variaron significativamente según las dietas ensayadas, por lo cual se induce que la fuente proteica tradicional (expeller de soya) puede ser parcialmente sustituida por un recurso alternativo como el poroto caupí en la alimentación de cerdos en crecimiento, práctica que aumentará el valor agregado y favorecerá al pequeño productor rural de la región.

Fuente: https://pdfs.semanticscholar.org/43c1/b73df5165665a9a6a429fa88cca8c20ee032.pdf



REVISTA NUTRINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

nutriNews Septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Regístrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
nutriNews en
Youtube