Adsorbente de micotoxinas previene la pérdida productiva en cerdos

19/11/2018

Aditivos Micotoxinas

Aditivos Micotoxinas

get_the_title

Biochem

Escrito por:  Maik Hinrichs, Bastian Hildebrand, Rubén Crespo
Biochem Zusatzstoffe Handels- u. Produktionsges. mbH, Alemania
Revista: NutriNews Noviembre 2018

 La contaminación de las materias primas del pienso con micotoxinas es un problema multifactorial, y algunos de estos factores están fuera del control del ser humano; sobre todo los ecológicos y ambientales, tales como la temperatura, el contenido en nutrientes del sustrato y la humedad relativa que juega un papel importante en la producción de toxinas.

➢ Las micotoxinas más importantes son las producidas por el género Aspergillus, aflatoxinas B1, B2, G1 y G2; las toxinas de Penicillium, ocratoxina A, las de Fusarium, fumonisinas FB1 y FB2, zearalenona, el tricoteceno deoxinivalenol (vomitoxina) y las toxinas T-2 / HT-2 (Zin M., 2010; Pleadin J., 2015).

Entre estos factores, el espectro de micotoxinas varía en función de las condiciones climáticas durante la primavera y el verano. Aunque, independientemente de las variaciones climáticas locales, el comercio internacional de materias primas y la falta de una armonización legislativa global plantea un riesgo adicional en la contaminación por micotoxinas a la cadena alimentaria en Europa.

Se conoce el efecto negativo en cerdos de varias micotoxinas (Tabla 1).

 

Tabla 1: Efectos clínicos y subclínicos de algunas micotoxinas seleccionadas (FAO, 2007; Chi & Broomhead, 2008; Kanora & Maes, 2009; Pierron et al. 2016)

Los lechones y las reproductoras son los más sensibles a la micotoxicosis y su sensibilidad es mayor a las micotoxinas AFB1 y ZEA, seguido de DON, OTA, T-2 y FB1.

Las micotoxinas pueden perjudicar el crecimiento y la fertilidad, incluso a concentraciones bajas.

Además, debido a sus efectos inmunosupresores, incrementan la incidencia y la severidad de enfermedades infecciosas, y por desgracia, los síntomas inespecíficos sobre la productividad y la salud no suelen ser claramente asignables a una contaminación por micotoxinas.

Nivel de riesgo según tipo de micotoxina

El riesgo por micotoxinas depende del tipo y concentración de las toxinas en el pienso.

Normalmente, en las muestras de pienso se detecta más de una micotoxina, el riesgo por tipo de micotoxina/s presente/s es de especial relevancia, ya que algunas combinaciones de micotoxinas, como aflatoxina B1 y toxina T-2 o deoxinivalenol y Zearalenona, tienen efectos sinérgicos en cerdos, generando una mayor toxicidad que la suma de sus efectos individuales (Tabla 2).

Tabla 2: Efectos multiplicadores de la contaminación múltiple por micotoxinas. AFB1: Aflatoxina B1; FB1: Fumonisina B1; DON: Deoxinivalenol; OTA: Ocratoxina A; ZEA: Zearalenona; MON: Moniliformin

Un adsorbente de micotoxinas efectivo necesita cumplir varios requisitos

  • Alta eficiencia de adsorción
  • Ser capaz de funcionar bien cuando hay una contaminación múltiple por micotoxinas

 

La capacidad de adsorción de múltiples toxinas es esencial, ya que es muy difícil que en el pienso haya solo una o dos micotoxinas.

La contaminación cruzada y las interacciones sinérgicas entre varias micotoxinas, incluso a bajas concentraciones, hacen difícil predecir el daño real en el animal.

Muchos agentes adsorbentes de micotoxinas se basan en silicatos laminados (filosilicatos) como la bentonita, la caolinita, la sepiolita o la vermiculita; en silicatos de estructura en armazón (tectosilicatos) como la clinoptiolita (zeolita) y en sílice amorfa como la tierra de diatomeas.

A primera vista, las diferencias entre los diferentes tipos de silicatos pueden parecer solo marginales. Sin embargo, el comportamiento adsorbente de estos materiales puede diferir de manera considerable en función de sus propiedades físicas y químicas.

Estructura química del silicato

 

Diferencias en la eficiencia de los agentes adsorbentes

Para poder comparar la eficiencia de adsorción de diferentes secuestrantes de micotoxinas se diseñó un estudio in-vitro, simulando las condiciones fisiológicas del tracto gastrointestinal del animal, ya que un cambio en el pH influye en la capacidad adsorbente de la superficie de estos agentes.

En condiciones ácidas muchos adsorbentes del mercado son capaces de mostrar, más o menos, una buena capacidad de adsorción.

A un mayor pH, los adsorbentes varían mucho más en su tendencia a liberar micotoxinas.

Para ello, primero se midió la tasa de adsorción de los agentes adsorbentes a un pH ácido de 3, para simular el medio gástrico.

Después, se midió la desorción a un pH 6,5, simulando el medio intestinal. La eficacia se calculó restando el valor de desorción del de adsorción:

Eficiencia [%] = Adsorción a pH 3,0 [%] – Desorción a pH 6,5 [%]

 

ESTUDIO IN VITRO 

Evaluación del comportamiento de los adsorbentes Con este estudio in vitro se evaluó el comportamiento adsorbente de varias de las materias primas utilizadas comúnmente.

La prueba confirmó que muchos minerales son entre buenos y muy buenos para adsorber la toxina producida por Aspergillus, aflatoxina B1 (Figura 1), pero se encontraron grandes fluctuaciones en las propiedades adsorbentes de las toxinas de Fusarium, zearalenona, o de Penicillium, Ocratoxina A (Figura 2).

Gráfica 1. Comparación de la eficiencia de adsorción de aflatoxina B1 (CAFB1 = 500 ppb) de varias materias primas (A-G) (Dosis de inclusión = 1,0 kg por Tm)

Gráfica 2. Comparación de la eficiencia de adsorción de Zearalenona (CZEA = 2.000 ppb) y Ocratoxina A (COTA = 500 ppb) de varias materias primas (A-G) (Dosis de inclusión = 1,0 kg por Tm

En otra prueba in vitro se testó la actividad adsorbente de una combinación de ciertas sustancias, creada para adsorber un amplio espectro* sobre las micotoxinas de mayor importancia en cerdos.

Los grupos control del ensayo se eligieron de entre varias bentonitas puras que se suelen utilizar los piensos para cerdos.

En este experimento, no se detectó ninguna diferencia en la adsorción de aflatoxina B1. Sin embargo, se observó una gran variabilidad para el resto de micotoxinas.

El adsorbente de micotoxinas de amplio espectro* adsorbió en una mayor proporción las micotoxinas más relevantes en porcino, ZEA, T-2, OTA y FB1, que las bentonitas puras.

Gráfica 3. Eficiencia in vitro de diferentes productos adsorbentes (Dosis de inclusión = 1,0 kg por Tm; concentración de micotoxinas: AFB1 = 500 ppb, ZEA = 2.000 ppb, T-2 = 500 ppb, OTA = 500 ppb,FB1 = 20.000 ppb)

 

* El adsorbente de una combinación de ciertas sustancias, creada para adsorber un amplio espectro de micotoxinas* testado en la prueba in vitro fue B.I.O.Tox® Z

Conclusión

Podemos asumir que cuantas más micotoxinas se adsorban bajo estas condiciones intestinales simuladas, menos micotoxinas pueden tener un impacto negativo en el animal.

Como los fabricantes de pienso se enfrentan a contaminación múltiple por micotoxinas en sus materias primas y pienso acabado, deberían utilizar un secuestrante de alta calidad, que aporte conjuntamente los beneficios de diferentes agentes adsorbentes.

B.I.O.Tox® Z ha demostrado adsorber un amplio espectro de micotoxinas y, por tanto, es una herramienta eficiente para minimizar el riesgo de pérdida de productividad y de salud por micotoxinas en cerdos.

Bibliografía disponible bajo petición

Dejar un comentario