¿Afecta el cambio climático a la calidad de las materias primas?

11/11/2019

Aditivos Micotoxinas

Aditivos Micotoxinas

get_the_title

Miavit GmbH

  • Robert-Bosch-Straße 3
    49632 Essen (Oldenburg) - Alemania
  • +34 600 41 98 09
  • Web
Escrito por: Maria Twehues & Javier Prieto
MIAVIT

Cambio climático

“El cambio climático queda muy lejos en el futuro y a mí no me afecta

Esta frase refleja las emociones de mucha gente por un largo periodo de tiempo. Pero especialmente ahora la percepción de la humanidad frente a este fenómeno está cambiando y han comenzado a aparecer diversos movimientos que luchan contra el cambio climático.

Sin embargo, las políticas mundiales están dominadas por el desacuerdo en cuanto a cómo podremos alcanzar este objetivo.

No sólo, los medios de comunicación nos muestran a diario evidencias sobre el cambio climático, también, por otro lado, en nuestra vida cotidiana comenzamos a reconocer este fenómeno debido a las temperaturas más altas y condiciones climáticas diversas.

Una cosa es segura: Ha habido una aparición por encima de la media de situaciones climáticas extremas desde el inicio de este siglo, y esto ha afectado a las cosechas de arroz, trigo y maíz.

Estas variedades de cereales representan el  42% de las reservas de cereal mundial. 

El sector agrícola en general es muy sensible a las dramáticas consecuencias potenciales del cambio climático relacionadas con cosechas afectadas por la climatología.  Esto tendrá un impacto todavía mayor en las cosechas mundiales en el futuro, y no sólo en los países en vías de desarrollo.

Algunos estudios actuales muestran que principalmente las grandes naciones se verán afectadas por pérdidas extremas en las cosechas. Después de todo, su producción es particularmente eficiente cuando el clima es estable en la medida de lo posible, mientras bajo condiciones climáticas variables las cosechas resultan seriamente dañadas. Esto se debe a las variedades de cereal altamente especializadas que crecen en estos países, que reaccionan de un modo especialmente sensible a condiciones ambientales límite.

 

Aumento del riesgo – Crecimiento de hongos

Tanto el cambio gradual en condiciones climáticas como la creciente aparición de condiciones climáticas extremas afectarán considerablemente a la producción primaria agrícola.

Adicionalmente, el cambio climático influenciará en la aparición de especies de hongos que infectan a los cultivos, así como a la presencia de nuevas enfermedades de las plantas y contaminaciones por micotoxinas.  Esto se debe a que un clima más cálido y más húmedo supone una mayor posibilidad de infección de los cultivos debida a plagas y hongos.

La habilidad de los hongos para crear micotoxinas depende de la temperatura y de la humedad relativa, pero también por el estrés adicional al que los cultivos se encuentran sujetos.

Existe, por ejemplo un incremento de las infestaciones por insectos relacionadas con el cambio climático, que pueden provocar infecciones fúngicas secundarias y dar lugar a la aparición de micotoxinas.

 

Formación y efecto de las micotoxinas

  • La formación de las micotoxinas puede ya empezar en el campo, con las denominadas “micotoxinas de campo”, como los tricotecenos deoxynivalenol (DON) y T2, también pueden aparecer fumonisinas (FUM).
  • Por otro lado, ciertos hongos se  desarrollan durante el almacenamiento, produciendo las denominadas “micotoxinas de almacén”, como por ejemplo, aflatoxinas y ocratoxinas. Hasta ahora se han identificado más de 1000 diferentes micotoxinas.

 

Las más ampliamente distribuidas a nivel mundial son, entre otras, las del hongo de campo Fusarium spp., que produce principalmente tricotecenos, y las del hongo de almacén Aspergillus spp., que produce aflatoxina, entre otras.

Dentro de las producciones ganaderas, los cerdos y las aves son extremadamente sensibles a las micotoxinas. Estas se metabolizan de distintos modos en el organismo del animal y desarrollan su toxicidad en una gran cantidad de órganos.

La relevancia mundial de las micotoxinas se debe a las considerables pérdidas económicas en materia de seguridad alimentaria, pero también a los efectos en la salud y productividad de los animales.

» La aflatoxina afecta particularmente al hígado, por ejemplo. Esto tiene graves consecuencias en las aves, ya que el hígado es el órgano metabólico más importante de los animales.

» Las micotoxinas del grupo de los tricotecenos, como DON y T-2 tienen un efecto tóxico predominante en el tracto gastrointestinal, dónde perjudican la absorción de nutrientes y favorecen la permeabilidad intestinal.

Los pollitos en particular son extremamente sensibles a incluso muy bajas concentraciones, pero la capacidad productiva también se puede ver reducida considerablemente en aves adultas.

 

La contaminación por micotoxinas supone un daño a  la salud animal, y con ello, a sus rendimientos, teniendo como consecuencia final pérdidas económicas por parte del productor.

 

Evolución de las micotoxinas en el futuro

Como se explicó inicialmente, un cambio climático puede influenciar profundamente a la distribución y crecimiento de las  micotoxinas.

En los últimos años particularmente, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha estado trabajando intensivamente en el problema de las micotoxinas y ha evaluado el riesgo para consumidores y animales de producción.

 

Se ha observado un incremento gradual de la carga de micotoxinas en Europa durante los últimos años.

Hoy en día se ha detectado un aumento de la contaminación del maíz por aflatoxinas en el sur de Europa, y los estudios indican que dichas micotoxinas están migrando hacia Europa central.

  • Las previsiones de la EFSA implican que un aumento de la temperatura global máxima de +2 ° C ya alberga un mayor riesgo de contaminación por aflatoxinas en el sur de Europa.
  • Por no mencionar entonces los efectos causados como consecuencia un aumento de temperatura de + 5 ° C, que serían ya devastadores.

Esta evolución en la prevalencia de aflatoxinas se puede interpretar como un indicador del crecimiento de todas las micotoxinas.

Los investigadores han confirmado que se han detectado cambios en la distribución de micotoxinas de los hongos del género Fusarium, como fumonisinas y deoxinivalenol, incluso en las regiones más frías del planeta, lo que puede producir trágicas consecuencias.

Además, las altas temperaturas y el aumento en concentraciones de CO2 traerán consigo un cambio en la distribución de las precipitaciones globales.

Como consecuencia de ello, los hongos podrían comportarse de forma diferente en el futuro.

La aparición potencial de nuevas combinaciones de micotoxinas es un motivo de preocupación e indica el surgimiento de nuevas especies de hongos, que a su vez podrían desarrollar nuevos tipos de micotoxinas

 

ESTRATEGIAS Y NECESIDAD DE LA GESTIÓN DE RIESGOS

Actualmente, el objetivo de las políticas globales (siempre siendo optimistas) es limitar el incremento de temperaturas a un máximo de +2° tomando como referencia la temperatura de la era pre-industrial.Estrategias y necesidad de la gestión de riesgos

Si consideramos el problema de las micotoxinas en materias primas a nivel mundial, podemos decir que los efectos negativos, como el incremento de la contaminación procedente de fuentes desconocidas y los efectos adversos en nuestros animales de producción, son ya imparables.     

 

El cambio climático no es algo que va a ocurrir en un futuro muy lejano, está pasando ya. Es una situación inevitable que se debe afrontar y cuyas consecuencias deben ser gestionadas lo antes posible.

En este caso se requieren:

  • Estrategias de ajuste, tales como una mayor diversidad de plantas agrícolas y adaptables, así como una adecuada gestión de riesgos
  • Análisis rutinarios de micotoxinas y gestión efectiva de riesgos en el campo.  El cultivo del suelo y la rotación de cultivos son esenciales

Todos estos aspectos deben ser tenidos en cuenta para garantizar una evaluación inicial de la toxicidad  y para reducir el riesgo de contaminación de las materias primas.

En cualquier caso, no es posible prevenir totalmente las micotoxinas en los alimentos únicamente a través de una buena gestión del riesgo de micotoxinas en el campo y asegurando unas buenas condiciones de almacenamiento.

Para garantizar una producción eficiente se recomienda el uso preventivo de un desactivador de micotoxinas aprobado por la Unión Europea de modo habitual en piensos animales.   

⇒ Las aves de corral se encuentran expuestas a un gran número de micotoxinas diferentes. Con esta gran diversidad de estructuras químicas, está claro que son necesarias diferentes estrategias para su desactivación, para de este modo controlar la diversidad de micotoxinas y apoyar la salud animal.

 

MiaBond 360 contiene componentes complejos para desactivar también las micotoxinas no adsorbibles, como DON y FUM, y una serie de estudios de biomarcadores han documentado su eficacia in-vivo.

Al invertir en este aditivo, es posible amortiguar las fluctuaciones en la contaminación de las micotoxinas en los alimentos, garantizar la absorción completa de nutrientes y reducir o prevenir los efectos adversos para la salud en los animales.





Dejar un comentario