30 Mar 2021

Alivio del síndrome post destete en lechones mediante el uso de probióticos



En los sistemas de cría intensiva, los lechones se destetan a edades mucho más tempranas (entre 3 y 5 semanas) que las que cabría esperar en un entorno natural (alrededor de 17 semanas).

Esta situación de destete precoz se considera uno de los períodos más críticos de la producción porcina, en el que los animales deben afrontar múltiples factores estresantes.

Los lechones sufren cambios sociales complejos, como la separación de sus madres y compañeros de camada. Además, tienen que adaptarse a cambios bruscos en el régimen de alimentación y en el medio ambiente, lo que lleva a un período variable de hipofagia o anorexia. Todo esto ocurre en un momento en el que los animales aún tienen un sistema inmunológico inmaduro, baja termorregulación y capacidad digestiva, junto con inestabilidad de la microbiota intestinal (Wang et al., 2013).

El destete es, por tanto, un momento en el que el rendimiento de los lechones se ve seriamente afectado y donde estos animales están expuestos al sobrecrecimiento de patógenos oportunistas como Salmonella o Escherichia coli.

  • En conjunto, el proceso se conoce como síndrome post-destete y ha sido ampliamente estudiado y revisado.

 

Probióticos

El enfoque tradicional para superar esta situación ha sido el uso de antibióticos en los alimentos. Sin embargo, en Europa el uso de antibióticos como promotores del crecimiento ha sido prohibido (Reglamento (CE) No. 1831/2003) y las autoridades mundiales también están presionando para limitar su uso terapéutico. En este contexto, la industria porcina y los investigadores están haciendo grandes esfuerzos para tratar de ayudar a los lechones a superar los desafíos del destete.

Entre ellos, una estrategia nutricional que ha recibido una atención creciente en los últimos años es el uso de probióticos. Está ampliamente documentado que los probióticos pueden reducir los trastornos digestivos y mejorar los parámetros productivos.

Aún así, la investigación en probióticos hasta ahora se ha caracterizado por ser inconsistente y con baja reproducibilidad de una granja a otra. En consecuencia, aunque los probióticos han demostrado un buen potencial, muchos agricultores no los consideran fiables.

Existe una cantidad cada vez mayor de publicaciones científicas que respaldan que los efectos de los probióticos en la ecología intestinal y/o la estimulación inmunológica pueden brindar apoyo para mantener sanos a los animales (Zhang et al., 2010; Klaenhammer et al., 2012; Prieto et al., 2014; Zacarías et al., 2014).

A su vez, nuevos criterios de selección basados ​​en los mecanismos de acción de las cepas pueden mejorar la salud intestinal y hacerla más robusta. Además, para aumentar el control sobre sus efectos, las estrategias probióticas deberían estar más enfocadas, por ejemplo:

  • Dirigirse a las células M si se busca estimular la inmunidad intestinal mejorando el desarrollo de IgA secretora (Corthésy et al., 2007) o dirigirse al eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal si queremos mejorar el bienestar animal y reducir los efectos de factores estresantes comunes (Hardy et al., 2013; Zhou y Foster, 2015).

Por otro lado, algunas cepas probióticas específicas adaptadas al entorno colónico podrían ser buenas candidatas para combatir la disbiosis intestinal (Corthésy et al., 2007), pero otras cepas podrían ser más eficientes para mejorar el rendimiento productivo en función de sus propiedades de hidrólisis enzimática (Kim et al. , 2007) o rutas biosintéticas para la nueva síntesis de aminoácidos (Pridmore et al., 2004).

Por lo tanto, es deseable una mayor evaluación y clasificación de los probióticos comerciales en relación con sus mecanismos de acción, para poder implementar estrategias más precisas y orientadas a las necesidades específicas de estos animales.

Qué efectos tendrán los probióticos en la nutrición de cerdos

Se espera que al aumentar nuestra comprensión del conocimiento del microbioma porcino, identificaremos grupos microbianos clave del intestino de los lechones con un papel importante en el mantenimiento de ecosistemas productivos y resistentes a las enfermedades.

  •  Por ejemplo, recientemente se han identificado dos grupos similares a enterotipos en la microbiota porcina que se correlacionan significativamente con el rendimiento (Ramayo-Caldas et al., 2016). Asimismo, correlacionar los efectos de los probióticos con enterotipos específicos reduciría razonablemente la variabilidad del uso empírico.

Por otro lado, nuestra comprensión de las interacciones probióticas con el huésped y, en particular, con la expresión génica de las células intestinales, ha mejorado enormemente en los últimos años. Se ha descrito que un mecanismo común para la actividad antiinflamatoria de varios probióticos está regulado por los receptores de reconocimiento de patrones de microorganismos receptor tipo toll 2 (TLR-2) (Villena et al., 2012; Tomosada et al., 2013).

En general, esto es interesante porque proporciona un mecanismo común para la actividad antiinflamatoria de varios probióticos (incluidas diferentes cepas como Lactobacillus spp. y Bifidobacterium spp.).

Las combinaciones de probióticos pueden ser probióticos de múltiples cepas, que contienen más de una cepa de la misma especie o especies estrechamente relacionadas (por ejemplo, Lactobacillus acidophilus y L. casei) o probióticos de múltiples especies, que contienen cepas de diferentes especies de probióticos que pertenecen a una o más géneros (por ejemplo, L. acidophilus, Bifidobacterium longum y Enterococcus faecium).

Se ha sugerido que la mayor variedad de géneros de probióticos presentes en una mezcla puede reducir su eficacia, a través de la inhibición mutua por parte de las diferentes especies, los compuestos antimicrobianos o la competencia por nutrientes o sitios de unión (Chapman et al., 2011 y 2012). Sin embargo, los probióticos multiespecíficos también se han relacionado con un espectro más amplio de actividad (por ejemplo, inhibición de una variedad más amplia de bacterias patógenas) y, si están bien diseñados, una mayor cantidad de sinergismo y simbiosis cuando se combinan diferentes efectos probióticos (Timmerman et al., 2004).

  • Por lo tanto, aunque las combinaciones bacterianas tienen un alto potencial, las propiedades beneficiosas de diferentes cepas no siempre son aditivas.

Uso de probióticos en lechones

Se debe considerar la dosificación temprana de probióticos en el período previo al destete. La microbiota intestinal juega un papel crítico en la adaptación de un intestino inmaduro neonatal a un sistema adulto funcional, resistente a cambios ecológicos adversos en desafíos como el destete.

Por lo tanto, proporcionar probióticos en este punto podría permitir el establecimiento de beneficios para la salud tempranos y de por vida (Kenny et al., 2011).

Aquí se debe dar más importancia a las cerdas, ya que muchos estudios han demostrado cómo la introducción de probióticos en la dieta de las cerdas es una forma efectiva de modificar el ecosistema intestinal y la salud de los lechones (Alexopoulos et al., 2004; Bohmer et al., 2006; Apic et al., 2014; Siepert et al., 2014; Kritas et al., 2015; Scharek-Tedin et al., 2015).

Alternativamente, la introducción de estrategias probióticas a través de «creep feed» se está estudiando cada vez más. No obstante, los resultados de estos experimentos son en gran medida variables, probablemente debido al hecho de que los lechones suelen ingerir cantidades pequeñas o nulas de ellos.

 

Conclusiones

Se necesita más investigación para caracterizar aún más los mecanismos de acción de los probióticos y su interacción en diferentes situaciones de salud intestinal.

Hoy en día, podemos hacer prescripciones científicas de probióticos en una cantidad limitada de situaciones. Sin embargo, eventualmente, cuando se acumule suficiente evidencia, seremos capaces de hacer recomendaciones confiables para cada situación particular. Una vez en este punto, los probióticos se utilizarán de manera mucho más eficiente y la industria porcina podrá obtener el máximo provecho invirtiendo en estos productos

Extraído de Barba-Vidal y col., 2018 https://doi.org/10.1017/S1751731118000873



REVISTA NUTRINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

nutriNews Marzo 2021

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 

Regístrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
nutriNews en
Youtube