Cómo podemos controlar los problemas intestinales en porcino de engorde

22/04/2020

Aditivos Salud Animal

Aditivos Salud Animal

get_the_title

DEX IBÉRICA

  • Polígon Industrial Estació, 24
    43480 Vila-Seca Tarragona - ESPAÑA
  • +34 977 39 33 47
  • Web
Escrito por: Eduardo Vila de Juan
Director Técnico Veterinario dex ibérica

REDUCCIÓN DEL USO DE ANTIBIÓTICOS, UN RETO

Desde la reducción drástica de los tratamientos antibióticos preventivos usados en los alimentos balanceados de pre-starter, la problemática en engorde de porcino ha cambiado sustancialmente.

El empleo de antibacterianos, como la colistina, de manera casi sistemática en el destete de lechones hasta la entrada al periodo de cebo, tenía como objetivo el control de la Colibacilosis en esa etapa pero, además, tenía un efecto de barrera frente a microflora patógena intestinal originaria de la madre y su control a la entrada en cebadero.

La prohibición de su uso sistemático ha conllevado la reaparición y aumento de problemas intestinales que parecían ser cosa del pasado, entre ellos las diarreas por enterobacterias entre las que ha vuelto a resurgir el género Salmonella.

Para su control, necesitamos disponer de moléculas que cumplan una serie de requisitos como son:

  • Que puedan ser administradas vía oral
  • Una alta capacidad de inhibir el crecimiento de bacterias patógenas (C.M.I.)
  • Buena estabilidad a lo largo de todo el tubo digestivo, ya que gran parte de estos agentes patógenos se encuentran en intestino grueso desde donde pueden invadir el intestino delgado
  • Margen de seguridad adecuado que nos permita adicionar la dosificación suficiente sin producir efectos secundarios indeseables.

 

LA SOLUCIÓN NATURAL

Las moléculas de las que disponemos en la actualidad que reúnen la mayoría de esas características y que puedan ser adicionadas a través del alimento balanceado son los aceites esenciales.

Estos son sustancias producidas por plantas que poseen una elevada capacidad antibacteriana, antifúngica y antiparasitaria.

El problema que se nos presenta es cómo utilizarlos, es decir:

  • Qué dosificación emplear
  • Cómo potenciar su capacidad antimicrobiana
  • Emplear la más adecuada para cada especie animal
  • Cómo evitar rechazos y efectos secundarios, etc.

 

En dex ibérica llevamos más de 20 años estudiando el efecto in vitro e in vivo de la mayoría de los aceites esenciales que se emplean vía oral y conocemos cómo funcionan y cómo deben dosificarse.

Como fruto de todos estos años de estudio creamosbiobac®, basado en una estrategia de aprovechamiento de la gran capacidad antibacteriana que posee el aceite esencial de la canela (Cinnamomum verum).

Cinamaldehido, el componente principal del aceite de canela

El cinamaldehido se caracteriza por tener un alto poder antibacteriano y una especificidad hacia los patógenos (E. coli, Salmonela, clostridios, etc.) que pocos aceites consiguen, además de dar unas CMI más bajas.

Su efecto antibacteriano tiene lugar en todo el tracto gastrointestinal, favoreciendo el crecimiento de flora beneficiosa.

Actualmente, con la ausencia de ciertos medicamentos, seguimos probando nuestros productos con aceites esenciales ante diferentes patologías y los adaptamos con éxito a las situaciones que van apareciendo.

 

PRUEBA DE CAMPO: PROBLEMAS DIARREICOS CON SALMONELLA

Objetivo

En esta ocasión se llevó a cabo una prueba de control de problemas diarreicos por Salmonella complicada con ileítis en una explotación de porcino de engorde de la provincia de Barcelona (España) de 1.200 animales.

Material & Métodos

Se compararon los resultados de:

  • La crianza anterior en la que se produjeron problemas intestinales diarréicos con presencia de Salmonella en heces y casos de ileítis
  • La crianza posterior en la que se dosificó en el pienso biobac premix®, a razón de 1,5 kg/Tm a los 21 días de entrados los animales, en las dietas de crecimiento y acabado.

 

Todos los lechones provenían de la misma explotación de madres de genética DanBred que pertenece a la propia empresa y entraron en la nave de engorde con un peso medio de 18,8 kg.

Los animales a la entrada mostraban, como había ido ocurriendo desde hacía 6 meses, lesiones dermonecróticas en las puntas de las orejas y erosiones epiteliales en los flancos de las costillas y patas que remitían al cabo de 20 días de manera espontánea o tras tratamiento con amoxiclina inyectable.

La prueba fue llevada a cabo durante los meses de mayo a septiembre de 2019, lo que incluye todo el verano, especialmente duro, con temperaturas que llegaron a 43 ºC varios días seguidos durante los meses de julio y agosto.

Resultados

Con el uso continuado de biobac® no hubo presencia de Salmonella ni casos de ileítis.

De hecho, un aspecto reseñado positivamente por la persona encargada de la explotación fue la buena conformación de las heces de los animales durante toda la prueba.

Así, en esta crianza tratada con biobac premix® en el alimento balanceado no se observó ningún tipo de problema diarreico y se redujo el gasto en medicación de 1,7 €/animal en la crianza anterior con problemas digestivos a 0,5 €/animal en esta crianza prueba.

Los resultados son los que se muestran a continuación:

Conclusión

Disponemos de muchas alternativas al uso de antibióticos preventivos, y según la situación que se presente, puede plantearse el uso individual o combinado de algunos de ellos.

El uso de aceites esenciales en el porcino de engorde, por su carácter más natural y sus capacidades tan diversas (antibacterianos, antiinflamatorios, antioxidantes…) está cogiendo mucha fuerza.

Concretamente, el cinamaldehido, componente de biobac®, dota al producto de una diversidad de características que favorecen el crecimiento y el bienestar animal, siempre desde el punto de vista preventivo.

Pero además de esto, biobac® participa con otros beneficios, como son la mejora de la palatabilidad del alimento, gracias al olor agradable a canela, la mejora la producción de saliva y de las enzimas digestivas, mejorando así la digestión y los parámetros productivos, y un poder antioxidante a nivel de las células epiteliales.

 





Dejar un comentario