Correctores y premezclas. Su importancia y función

22/07/2014

Correctores y Premezclas

 

Por Anna Fernández Oller , veterinaria y redactora / nutriNews, Grupo de Comunicación agriNews S.L.

 

Los ingredientes naturales de las raciones para animales domésticos son normalmente deficientes en varios minerales y vitaminas, por lo que se hace preciso su suplementación externa.

Para formular correctores es importante conocer las necesidades del animal y la disponibilidad de los macro y micronutrientes tanto de las materias primas del pienso, como de las fuentes externas utilizadas.

Cuando hablamos de “correctores” en Nutrición Animal no estábamos hablando de realizar ninguna “corrección” en la formula del pienso, sino de cubrir las deficiencias vitamínico y minerales que los componentes de ésta presentan y que su no suplementación supondría algún tipo de alteración en los parámetros productivos o sanitarios de los animales.

Aunque el nombre de “premezclas” ( “premix”, en inglés ) define mejor el concepto al considerarlo como un producto sin incorporar a ella ninguna implicación a su acción.

De este modo, la premezcla puede contener todas aquellas vitaminas y los minerales que no son aportados en suficiente cantidad mediante las materias primas que componen la ración, como aportar, conjuntamente, determinados aditivos considerados necesarios para mejorar los resultados zootécnicos de los animales.

Las premezclas constituyen un paso previo a la fabricación del pienso.

El uso de premezclas y correctores facilita la dinámica de las fábricas de pienso y asegura una óptima distribución en la mezcla final de aquellos ingredientes que entran en cantidades pequeñas. Existen dos tipos de premezclas : el macrocorrector y microcorrector.

  1. Macrocorrector : puede suministrar todas materias que precisa el pienso excepto el cereal y la fuente proteica.
  • Se incluye en la mezcla final a niveles superiores al 1%
  • Contiene : macrominerales (Ca,P,Mg y Na), aminoácidos sintéticos, microminerales, vitaminas y aditivos

 

  1. Microcorrector : suelen ir en concentración inferior al 0,5% y excluyen los macrominerales y, a menudo, los aminoácidos.

Cuanto más pequeña sea la fábrica de piensos más interesante resulta el uso de macrocorrectores complejos.

Debemos también tener en cuenta que la mayoría de veces existen factores importantes y difíciles de evaluar frente a la toma de decisión del corrector a utilizar. Debemos , a la práctica, evaluar :

  • Origen y estructura de las fuentes utilizadas
  • Estabilidad y disponibilidad de las mismas
  • Textura, naturaleza y cantidad del excipiente que afecta a la homogeneidad y a la estabilidad de los ingredientes incorporados
  • Tamaño y uniformidad de las partículas del excipiente
  • Otros factores como higroscopicidad, electroestaticidad, humedad, facilidad de manejo, fluidez y presentación, periodo de caducidad, etc.

 

Fuente : G.G.Mateos (FEDNA,98)





Dejar un comentario