El virus de la PPA en el pienso, ¿cuánto tiempo sobrevive?

07/01/2020

Salud Animal

Salud Animal

Un estudio estadounidense han estudiado si el virus de la Peste Porcina Africana (PPA) puede sobrevivir en distintas materias primas vegetales y han descubierto que en ciertas materias primas puede sobrevivir  hasta 2 semanas.

La Peste Porcina Africana (PPA) en una grave enfermedad infecciosa que afecta a los cerdos transmisible a través del consumo de alimento contaminado.

Hoy en día se trata de la mayor amenaza para el sector porcino mundial.

» En el último año, el virus ha aparecido en nuevos países y continentes, incluyendo Bélgica, y se ha propagado rápidamente por China y otros países asiáticos.

Sin un tratamiento o vacuna efectiva, la PPA tiene una elevada mortalidad, siendo el sacrificio la única forma para evitar su propagación.

Desde la introducción de la Diarrea Epidémica Porcina en EE.UU. en el 2013, el pienso y las materias primas destinadas a la alimentación animal han sido identificadas como potenciales vías de propagación de enfermedades porcinas transfronterizas.

 

Un estudio reciente demostró que la estabilidad de la cepa del virus de la PPA Georgia 2007 en distintas materias primas es amplia y que puede sobrevivir a viajes transatlánticos.

De hecho, algunos estudios de campo han relacionado el pienso contaminado con el virus con su introducción en granjas en China y Letonia.

Para determinar la supervivencia del virus de la Peste Porcina Africana en las materias primas, un grupo de investigadores de EE.UU. ha calculado el tiempo de vida media del virus en 9 ingredientes expuestos a condiciones de transporte transatlánticos. 

Los resultados del estudio revelan una vida media del virus que oscila entre 9,6 y 14,2 días, lo que sugiere que la matriz de las materias primas favorece la estabilidad del virus.

Leer artículo completo: Stoian A, Zimmerman J, Ji J, Hefley TJ, Dee S, Diel DG, et al. Half-Life of African Swine Fever Virus in Shipped Feed. Emerg Infect Dis. 2019;25(12):2261-2263. https://dx.doi.org/10.3201/eid2512.191002





Dejar un comentario