Estrategia para la disminución del uso de antibióticos digestivos

23/11/2017

Salud Animal

Salud Animal

get_the_title

TVT Nutrition

Escrito por: M.A. Romero López1, G.A. Soto Cavallé2 y J.R. Pumariño Alvarez3
1TECNIVET Nutrición y Servicios Veterinarios SL; 2 TECNIVET Nutrición y Servicios Veterinarios SL ; 3 ETSIA. Universidad de Sevilla

Una propuesta de control que nos permitirá convivir con los patógenos, mejorando la salud intestinal en las explotaciones porcinas.

 

 Recientemente, debido al descubrimiento del plásmido MCR-1, el cual media un mecanismo de resistencia a la COLISTINA (Liu et al., 2016), diversos organismos como el Comité para el Uso de Medicamentos Veterinarios (CVMP) o el MAPAMA están generando recomendaciones sobre la reducción de la utilización del uso de antibióticos, más estrictamente en porcino, sobre todo de aquellos más utilizados para el tratamiento de patologías digestivas como es el caso de APRAMICINA, NEOMICINA o COLISTINA.

Así pues, el 27 de julio de 2016, el CVMP insta a reducir hasta 5 mg de colistina/ unidad de corrección de la población (PCU).

PCU es un parámetro que se refiere a la cantidad de medicamento utilizado para producir un animal y se refiere al peso estimado del ganado y los animales sacrificados. En la actualidad, Italia, España y Portugal lideran las ventas de colistina por PCU (26, 22 y 19 respectivamente). (PCU indica la cantidad de un medicamento ingerido por las personas mediante la dieta animal).

Ante este panorama, nos gustaría mostrar algunas estrategias nutricionales que van a permitir reducir notablemente el uso de antibióticos como alternativa para afrontar el tratamiento de patologías digestivas.

   Datos de ventas de colistina para uso en animales en mg/PCU en 2013 (ESVAC)

 

CAUSAS DE LA DIARREA

Existen diversas causas patógenas por las que se produce diarrea. Una diarrea es la consecuencia de una irritación del intestino, que genera a su vez una alteración en la capacidad de absorción de agua. La irritación se va a provocar por:

  • Entrada de patógenos no presentes en la flora intestinal: E. coli hemolítico, Clostridium perfringens, Salmonella typhimurium, Salmonella enteritidis, Brachyspira hyodisenteriae, Brachyspira pilosicoli, Lawsonia intracellularis, etc.
  • Alimento excesivamente contaminado por Enterobacterias (ya existentes en el intestino).
  • Crecimiento de gérmenes, ya presentes, por encima del equilibrio compatible con la salud intestinal.

Las situaciones de “disconfort intestinal”, pueden favorecer que estos gérmenes se desarrollen en mayor número de lo que el organismo puede controlar y por lo tanto aparece la diarrea. Las causas:

  • Exceso de proteína no digerida que llega a intestino delgado. En el estómago se secreta PEPSINÓGENO, responsable de realizar la primera parte de la digestión de la proteína. Para que se produzca la transformación de pepsinógeno a pepsina, es necesario un pH ácido en el estómago. Es importante que se genere una cantidad adecuada de pepsina para que la digestión de la proteína no sea insuficiente y no se genere un incremento de la proteína no digerida, que acabará por producir una disbiosis intestinal

 

  • Una insuficiente capacidad de producción de HCl, debido a:
  1. Alimentos con poder tampón elevado, que van a ser más difíciles de digerir, pues neutralizan el HCl producido.
  2. Aguas con pH o dureza elevada. Generan el mismo efecto que el punto anterior.
  3. Reducciones de la capacidad de producción de HCl, por:

– Inmadurez fisiológica del lechón (la capacidad de producción de HCl se alcanza hacia los 40 días de vida aproximadamente).

– Situaciones de estrés: se inhibe la capacidad de producción del ácido en el estómago. Ej: destete o entradas a cebo.

  • Cambios en el pH intestinal. La razón de variaciones en el pH intestinal es que uno de los mecanismos más importantes de control intestinal, los ÁCIDOS GRASOS VOLÁTILES, son menos eficaces si se incrementa ligeramente el pH.

 

PROPUESTA PARA CONTROLAR PATOLOGIAS DIGESTIVAS

                 PROTACID DIGEST ES es un producto que incluye en su formulación ácidos orgánicos e inorgánicos (lignosulfónico, fórmico, propiónico, láctico y fosfórico), aceites esenciales y butirato de calcio encapsulado. Su aplicación a dosis variables de 2 a 5 Kg/tonelada de pienso, según el tipo de granja y edad de los animales permite:

  1. Mejora de la digestión proteica: ayuda a alcanzar el pH óptimo de actuación del pepsinógeno gástrico, por lo que la digestión de la proteína será más eficaz.
  2. Reducción de la cantidad de bacterias que llegan a intestino delgado. Según un trabajo publicado en Dinamarca (Tabla 1) donde se compara la diferencia entre alimentos acidificados y no acidificados, se concluye que es interesante utilizar ácidos orgánicos en el alimento para la reducción de la contaminación del bolo gástrico. En este estudio las muestras fueron previamente incubadas y contaminadas con:

Escherichia coli, cepa E-139 (cl3175): 190.000 u.f.c./g

Salmonella typhimurium, cepa 12 (07 220 73-3): 370.000 u.f.c./g

– Pseudomona aeurginosa: 50.000 u.f.c./g

                  Como puede apreciarse, a pesar de que el medio estaba acidificado con HCl y el pH era muy bajo, existen notables diferencias en la proliferación de microorganismos entre los alimentos acidificados y los no acidificados.

  1. Efecto a nivel de intestino delgado:

– Aceites esenciales: inestabilizan la membrana de las bacterias, favoreciendo así la entrada de los ácidos orgánicos, tanto a nivel gástrico como en intestino delgado, consiguiendo de esta manera optimizar la acción de los mismos.

– Butirato: favorece la integridad del endotelio del intestino delgado, mejorando la absorción de nutrientes.

  1. Efecto a nivel intestino grueso que se incluye en su formulación: el ácido lignosulfónico no se absorbe a nivel intestinal, a diferencia de la mayoría de los ácidos orgánicos comúnmente utilizados en alimentación animal: fórmico, propiónico, acético, láctico, etc. El ácido lignosulfónico tiene un pH aproximado de 2.8 y se excreta totalmente en heces, por lo que puede favorecer el control de la patología digestiva.
  2. Ayuda tecnológica en los procesos de transporte, manipulación y fabricación con respecto a otros ácidos. El ácido lignosulfónico:

-Permite desclasificar los acidificantes del transporte ADR

-Reduce la volatilidad de los ácidos orgánicos en un 70 %.

-Reduce la corrosión en metales en un 95 %.

  1. Se reducen las pérdidas por evaporación de los ácidos orgánicos (por ejemplo al granular a 70 ºC, se pierde un 23 % del ácido fórmico, si no va acompañado de ácido lignosulfónico). Esto es muy importante de cara a evitar las pérdidas de los ácidos que incluyamos en la formulación, durante la fabricación del alimento y el transporte o almacenamiento de los mismos.
  2. Mejor conservación de los alimentos, gracias a la reducción de agua disponible (Aw) que aporta el ácido lignosulfónico. En efecto, este ácido es capaz de reducir la Aw, que es un parámetro muy importante en el desarrollo de microorganismos y la producción de micotoxinas.
  3. Absorción de NH3 en el intestino (el ácido lignosulfónico tiene la capacidad de absorber NH3+, por lo que favorecerá la flora beneficiosa).

Tabla 1. Extracto del póster científico publicado en ANAPORC 1999. Autores ROMERO LÓPEZ, Miguel Angel; ROSELL MURPHI, Miquel; BOURGUES, Andre-Yves; GUILLOME, Michel; VIRSOE, Marianne (Instituto de Biotecnología de Kolding, Dinamarca).

 

CONTROL DE ENTEROPATÍA PROLIFERATIVA, DISENTERÍA HEMORRÁGICA O SALMONELOSIS POR UN ACIDIFICANTE

  • Los animales pueden estar infectados por entitidis, S. typhimurium, L. intracellularis, B. hydisenteriae o B. pilosicoli y no presentar síntomas de enfermedad. ¿Por qué?

La razón es que la carga infectiva no es suficiente como para provocar síntomas externos.

Por el contrario la presencia de otros patógenos concomitantes puede desencadenar una disbiosis intestinal con los consecuentes síntomas en forma de diarrea y/o mortalidad. Nuestra experiencia desde hace más de 10 años, es que en la casi totalidad de casos en fases de starter, entradas a cebo, cebos y cerdas reproductoras con- seguimos prácticamente eliminar o reducir las diarreas a un nivel perfectamente compatible con una granja sana, al aplicar un programa de control que incluya PROTACID DIGEST ES.

No obstante, cabe preguntarnos, ¿cómo es posible que con un acidificante, podamos conseguir esta situación?

La respuesta puede estar en que en la mayoría de casos de patología digestiva, aparecen implicados dos o más agentes patógenos y además, E. coli hemolítico está casi siempre presente. Así pues, los ácidos controlan la población frente a E. coli, clostridios, salmonela y enterobacterias en general, pero no tienen efecto directo en el intestino grueso o delgado sobre L. intracellularis o Brachyspira spp.

En un estudio realizado en Francia en 1997, sobre un total de 70 explotaciones de porcino se obtuvieron los resultados mostrados en la gráfica 1.

Como se puede apreciar en la gráfica 2, en sólo 46 % de los casos existía un ÚNICO AGENTE PATÓGENO. En esta situación, E. coli hemolítico era el responsable del 56% de esos casos.

Por otra parte, cuando se presentan dos o más agentes patógenos, también E. coli hemolítico se presenta:

– Con 2 agentes patógenos: 79 %

– Con 3 agentes patógenos: 88 %

La aplicación de PROTACID DIGEST ES a dosis de 3-5 Kg/t de pienso, nos permitirá convivir con los patógenos, controlando la salud intestinal en las explotaciones porcinas, en la mayor parte de los casos.

 

OTRAS ESTRATEGIAS QUE SE PUEDEN APLICAR PARA INTENTAR CONTROLAR LOS GÉRMENES PATÓGENOS EN LAS EXPLOTACIONES PORCINAS

Dada la situación actual de reducción de antibióticos y la posible eliminación del óxido de zinc como tratamientos en producción porcina, debemos estudiar diferentes alternativas nutricionales.

Los autores de este artículo, están completamente de acuerdo en utilizar los antibióticos de manera más racional, buscando aplicaciones puntuales que frenen la transmisión de los patógenos en la granja. No obstante, existen otras estrategias nutricionales en la alimentación que se podrían aplicar:

  1.  MANOSA: es un glúcido que se ha demostrado que permite la ocupación de los receptores de unión de las enterobacterias ( coli o Salmonella spp.) a los enterocitos, así como el incremento de la flora beneficiosa (lactobacilus spp.). Al reducir la unión de los patógenos a la pared del intestino y ser arrastrados hasta el exterior, se reduce su número. Como consecuencia:

– Aumenta en el número de bifidobacterias y lactobacilos.

– Se reducen el número de clostridios.

  1. PREBIÓTICOS: fructooligosacáridos. Son aportados como tal, o a través de la fibra soluble. Los efectos que conseguimos con ellos son similares a los del caso anterior.
  2. PROBIÓTICOS: se trata de flora competitiva que va a desplazar a la flora patógena presente en el intestino.
  3. ACIDIFICACIÓN DEL AGUA DE BEBIDA: para reducir los excesos de pH y/o dureza del agua, sin dejar de lado la higienización del mismo vía cloro, peróxidos, etc.

 

 

Dejar un comentario