Factores nutricionales que influyen en la permeabilidad intestinal

16/04/2018

Formulación

Formulación

Escrito por: José Ignacio Barragán
consultor avícola independiente
Revista: Marzo 2018

Desde hace tiempo los esfuerzos de los nutricionistas se dirigen a mejorar y reforzar la estructura del tracto intestinal.

Sucesivas reglamentaciones a nivel europeo han ido introduciendo mayores complicaciones en la formulación de las aves, debido a :

– la prohibición del uso de promotores de producción

– la limitación de uso de las harinas de origen animal

– o sucesivas normativas en lo referente al bienestar.

En todos los casos, el sector productivo ha sabido ir ajustándose a las nuevas circunstancias, de modo que actualmente nadie se acuerda de los sucesivos momentos de estrés vividos.

Una nueva problemática a afrontar

Actualmente, y en apariencia, las cosas están estables, pero nos encontramos con una nueva problemática, la cual nos debe hacer de nuevo reflexionar sobre cómo debemos comportarnos en el nuevo escenario.

La problemática es la progresiva reducción del uso de antibióticos en campo (perfectamente justificada por las ya conocidas razones de resistencias bacterianas).

Frente a esta situación nueva, cabe preguntarse cuál puede ser la relación entre la salud intestinal y este nuevo desafío.

• Se sabe desde hace algún tiempo que alguno de los procesos patológicos más característicos de los pollos de carne, como cierto tipo de cojeras (específicamente la espondilolistesis) o celulitis y lesiones dérmicas se asocian con la presencia de gérmenes de origen intestinal, tales como son enterococos, clostridios, estreptococos y/o algunos otros.

• Por otra parte, y aunque hasta la fecha se ha considerado que la mayoría de los procesos septicémicos (como las infecciones por E. Coli) se originaban por procesos respiratorios, más o menos complicados, dada la relativamente baja capacidad de atravesar el medio intestinal de estas bacterias.

Personalmente no lo tengo tan claro, pues en amplias zonas del país estamos prácticamente libres de problemas respiratorios desde hace tiempo, y sin embargo se siguen presentando casos de septicemias que obligan a mediaciones extensas en el campo (que es precisamente lo que se pretende evitar).

Consultados algunos técnicos de importantes integraciones españolas, me indican que en la mayoría de las ocasiones, el uso de antibióticos en campo está relacionado con problemas entéricos o con septicemias de origen posiblemente intestinal. En ciertas empresas se dan valores cercano al 65 a 70% de los casos (evidentemente, depende de la zona del país analizada)

Con todo esto, quiere decir que parece que los problemas intestinales se relacionan directamente con muchos de los procesos patológicos que exigen un tratamiento con antibióticos.

➢ Si esto es así, debemos ver la nutrición de los pollos bajo un nuevo prisma, la reducción de los problemas generales de origen digestivo.

Cómo actuar frente a esta nueva problemática

En general, y hasta la fecha, se ha tratado de mejorar el estado de salud del intestino de muchas formas:

– con el uso de diferentes aditivos

– con un mejor control de los problemas de coccidiosis

– y con una progresiva reducción de la concentración de las dietas, con empleo de menos grasa, de menos soja o con la entrada de materias primas ricas en fibra.

Lamentablemente, y aunque esto de para otra publicación en su momento, personalmente creo que nos acercamos a un punto en que va a ser complicado seguir reduciendo la concentración de las dietas, básicamente por problemas de fabricación y estructura física del alimento.

Pero estos esfuerzos han ido orientados hasta la fecha en tratar de mejorar el perfil de la flora bacteriana presente (aunque realmente no tenemos muy claro cuál es ese perfil ideal de la microbiota intestina), o a reforzar las estructuras intestinales, con vellosidades más altas, mayor población de enterocitos o mayor capacidad de absorción de nutrientes.

La aparición de un nuevo factor desestabilizante del equilibrio de la microbiota intestinal

Actualmente además de lo comentado anterioremente, ya hablamos de un nuevo factor, la posible invasión del medio interno de los animales por bacterias de origen intestinal. Un escenario nuevo frente al cual será difícil de tratar con antibióticos, como hemos venido haciendo hasta la fecha.

 

...
Accede para continuar leyendo todo el contenido, además así podrás descargarte el PDF. Si aún no estás registrado para acceder, hazlo de forma gratuita aquí.

2 Comentarios

Dejar un comentario