Inflamación intestinal y estrés oxidativo en animales monogástricos

28/07/2019

Salud Animal

Salud Animal

Escrito por: Alfred Blanch
Consultor en addimus.com
Revista: NutriNews Junio 2019

Actualmente, el término “salud intestinal” es, sin ninguna duda, una de las expresiones más esgrimidas en el ámbito de la nutrición de animales monogástricos, tanto a nivel científico como a nivel comercial y de marketing.

Podríamos pensar que sencillamente se trata de un término o concepto “de moda”, sin embargo el intestino y su estado sanitario realmente juegan un papel primordial en un adecuado desarrollo fisiológico de estos animales y, en definitiva, en su crecimiento y rendimiento productivo.

 

Epitelio intestinal

  • El epitelio intestinal es el tejido con la mayor superficie de contacto con el medio ambiente, debiendo proporcionar una función de barrera efectiva que reduzca la exposición a determinados elementos ambientales nocivos y a posibles microbios patógenos, a la vez que permita la absorción de nutrientes y la secreción de sustancias de desecho.
  • Asimismo, el medio intestinal proporciona una plataforma para el crecimiento de una microbiota diversa que no sólo es una segunda barrera frente a la colonización por patógenos, sino que también regula el desarrollo inmunológico, además de suministrar metabolitos para la nutrición del huésped.
  • Por último, el intestino contiene un gran número de neuronas, hormonas intestinales y transmisores secundarios que participan en la regulación de numerosas funciones fisiológicas del animal. Ante cualquier desequilibrio entre todos estos componentes y funciones del intestino, se generará una inflamación intestinal, como mecanismo de defensa ubicuo en los animales monogástricos. Las inflamaciones intestinales van a ser la base patogénica de todos los desórdenes entéricos clínicos o subclínicos.

  

Estrés oxidativo

Por otro lado, en los últimos años ha surgido otro término en el léxico del sector de salud y nutrición animal que se está popularizando a través de numerosas publicaciones y ponencias; el llamado “estrés oxidativo”.

Como es bien sabido, el oxígeno es necesario para la vida animal ya que actúa como aceptor final de cuatro electrones en la respiración mitocondrial. Sin embargo, cuando la reducción del oxígeno es parcial, se generan especies reactivas de oxígeno (ROS por “reactive oxygen species”), las cuales son moléculas o átomos que contienen al menos un electrón desapareado.

En general las ROS son muy reactivas y fácilmente captan electrones de otras moléculas que se encuentren a su alrededor, entre ellas ADN, lípidos y proteínas, alterando la estructura de dichas moléculas y, consecuentemente, produciendo serios daños a nivel metabólico y tisular.

En condiciones normales, en el organismo animal existe un equilibrio entre las ROS y el sistema endógeno de defensa antioxidante.

Sin embargo, pequeños cambios en el metabolismo o en la respuesta inmune pueden alterar este delicado equilibrio, generándose un estrés oxidativo. Así pues, el estado de estrés oxidativo se caracteriza por un exceso de ROS y/o una protección insuficiente del sistema endógeno de defensa antioxidante (Figura 1).

 

Figura 1 . Estrés oxidativo

 

No todas las inflamaciones intestinales son iguales

En las explotaciones porcinas y avícolas, los animales continuamente están expuestos a innumerables agentes ambientales potencialmente patógenos y no patógenos a través del aire, el agua y el alimento que consumen, y el contacto con otros animales, lo que deriva en la activación del sistema inmune innato intestinal.

La inflamación intestinal es la respuesta de dicho sistema a aquellos agentes y a las alteraciones en la homeostasis tisular que ellos provocan.

Así, el punto de inicio de las inflamaciones intestinales son numerosos receptores inmunológicos llamados PRRs (pattern recognizition receptors) en el epitelio intestinal y en la lámina propia que reconocen y detectan moléculas asociadas con patógenos microbianos, así como otras señales de peligro –no microbianas- o detritus derivados del daño epitelial, que activan una red altamente regulada de procesos inmunológicos y fisiológicos con el fin de mantener la homeostasis.

 Esta activación del sistema inmune innato deriva en la producción de una serie de células y moléculas pro-inflamatorias, las cuales son cruciales para controlar la mayoría de los desafíos a los que se enfrentan los animales a nivel entérico.
...

Accede para continuar leyendo todo el contenido, además así podrás descargarte el PDF. Si aún no estás registrado para acceder, hazlo de forma gratuita aquí.

Dejar un comentario