01/09/2015
Formulación nutrinews

Influencia de la nutrición sobre la productividad en ponedoras

G. Mateos, B. Saldaña, P. Guzmán, R. Lázaro y L. Cámara
Departamento de Producción Agraria, UP Madrid
Revista: Junio 2015

Artículo basado en la conferencia realizada por G.Mateos en las Jornadas de Especialización aviNews, 2015


Actualmente las aves superan el 95% de pico de puesta con una persistencia de más de 25 semanas por encima del 90%.

La productividad de las aves de puesta ha aumentado de forma extraordinaria en los últimos 15 años, siendo frecuente encontrarnos con lotes de gallinas que superan el 95% de pico de puesta con una persistencia de más de 25 semanas por encima del 90%.

Todo ello se ha conseguido, sin menoscabo del tamaño del huevo, con pollitas más precoces y menor peso al inicio de puesta.

 

 

El aumento de productividad ha provocado menor tamaño de huevo y pollitas precoces con menor peso al inicio de puesta

 

Es necesario afinar en las necesidades nutricionales de las aves, especialmente durante el inicio de la fase de puesta, asegurando un buen efecto de la alimentación sobre el peso inicial del ave y el tamaño del huevo durante todo el ciclo.

 

Asimismo, debe prestarse especial atención a la alimentación durante el período final de puesta por su importancia sobre la calidad de la cáscara y el porcentaje de huevos comercializables.

 

Los periodos clave de la alimentación en ponedoras son el inicio y el final del ciclo de puesta

 

Factores nutricionales claves que influyen en índice de puesta, tamaño del huevo y calidad de la cáscara

Los factores claves a considerar para conseguir una buena rentabilidad económica son:

  1. Edad y peso vivo del ave al inicio del período de puesta,
  2. Nivel energético del pienso,
  3. Nivel de metionina digestible o en su caso del aminoácido limitante,
  4. Nivel mínimo de ácido linoleico y cantidad de grasa añadida al pienso.

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 12.11.20

Por cada 100 gramos más de peso corporal , el huevo pesará 1 gramo extra

 

A .  Edad y peso vivo del ave

La edad del ave, y sobre todo su peso al inicio de puesta es un factor clave que determina la producción y el tamaño del huevo durante todo el ciclo productivo.

 Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 14.03.55

(Pérez Bonilla et al., 2012)

Comparativa parámetros producidas según peso vivo inicial

 

El adelanto de la pollita, dentro de edades razonables, aumenta el número de huevos producidos durante el ciclo de puesta, a expensas de un menor tamaño. Se estima que por cada 100 g de peso corporal el huevo pesará aproximadamente un gramo extra.

Debe tenerse en cuenta, que un adelanto excesivo del inicio de la puesta, sobre todo en lotes desiguales, puede afectar al número de huevos producidos, con menores picos y reducción de la persistencia.

MateosC1

 

 

Tener pollitas precoces implica mayor producción de huevos aunque de menor tamaño

 

B.  Nivel energético del pienso

Las características del pienso influyen de forma notable sobre la calidad del huevo, en especial sobre el tamaño y la calidad de la cáscara al final del ciclo.

El nivel energético del pienso influye en especial sobre el tamaño y la calidad del huevo

Piensos excesivamente bajos en energía dan lugar a pollitas de menor peso lo que reduce el tamaño del huevo y aumenta la incidencia de picos romos, con caídas en la puesta inmediatamente tras alcanzar el pico.

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 14.23.50

(Pérez Bonilla et al., 2012a)

Parámetros productivos según el nivel energético del pienso

 

Debemos tener en cuenta que las ponedoras comen para satisfacer sus necesidades energéticas pero que el equilibrio no es perfecto. De hecho, las aves tienden a sobre consumir energía con piensos de alta densidad y a consumir menos de lo necesario, con piensos de baja energía. Un menor consumo energético afecta en primer lugar al peso de la gallina y, a continuación, al tamaño del huevo.

Un defecto ligero del consumo energético afecta en primer lugar al peso de la gallina y a continuación al tamaño del huevo, con puestas reducidas solo en el caso de una restricción del consumo más acusada.

A este particular debe prestarse especial atención al uso adecuado de piensos de prepuesta con niveles de Ca inferiores al 3,7%. Estos piensos son inadecuados si se suministran por períodos prolongados, una vez que el ave ha iniciado la postura.

Una descalcificación del ave joven puede dar lugar a una mayor incidencia de problemas de cáscara al final del ciclo

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 14.32.20

Especificaciones nutricionales y su influencia en problemas de cáscara (Adaptado de Fedna, 2008)

 

Captura-de-pantalla-2015-07-09-a-la(s)-14.34.18A tener en cuenta que un problema de déficit de Ca no se va a notar al inicio de la puesta sino al final de la misma, ya que el ave obtiene el Ca extra necesario del hueso medular.

Si un lote de gallinas recibe un pienso pobre en Ca (digamos un 2,2-2,5%) debemos entender que estamos descalcificando, en diversa medida, al 10% de las aves.

Una descalcificación del ave joven, probablemente no se note en los períodos iniciales de la puesta pero puede dar lugar a una mayor incidencia de problemas de cáscara al final del ciclo.

 

Asimismo, aves descalcificadas pueden dar lugar a una menor producción de huevos en los períodos iniciales, con una mayor incidencia de días de pausa en la producción, en los cuales el ave trata de recuperarse.

 

Aves descalcificadas pueden dar un menor índice de puesta al inicio del ciclo

 

Captura de pantalla 2015-07-15 a la(s) 15.50.16

 

C.  Nivel de metionina digestible o, en su caso, del aminoácido limitante

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 14.42.49Los niveles de proteína del 16.0 al 16.5%, si se formula en base a los cinco aminoácidos cristalinos disponibles comercialmente, pueden cumplir con las necesidades del animal para óptima producción y peso del huevo.

Las aves no necesitan proteína sino aminoácidos digestibles

     

 

 

Comparativa de los datos publicados por FEDNA vs Necesidades proteicas de diversas empresas genéticas

 
 
 
Captura-de-pantalla-2015-07-09-a-la(s)-14.47.05
Un nivel bajo de Metionina afecta al tamaño de huevo, pero rara vez al índice de puesta
Un nivel bajo de metionina (<0,30% digestible) afecta al tamaño del huevo, especialmente en aves jóvenes blancas en verano en naves abiertas y al inicio de la puesta, pero rara vez afectará al índice de puesta.
Es importante tener en cuenta que,  si el consumo del ave en las condiciones indicadas, es bajo (a menudo inferior a 100-105 g/d) las necesidades en porcentaje de Met por kg de pienso aumentan, pero NO a la cantidad total de metionina necesaria para producir un huevo de tamaño adecuado.

Estructura de la metionina

D.  Nivel mínimo de ácido linoleico y cantidad de grasa añadida al pienso

 

De forma similar, un nivel bajo de grasa añadida (<3%) afecta al tamaño del huevo, pero NO a la puesta.

A efectos prácticos, muchos nutricionistas que formulan con niveles altos de ácido linoleico (> 1,7%) encuentran mejoras espectaculares en el tamaño del huevo. La razón de esta mejora podría deberse a que el aumento del  nivel de ácido linoleico se consigue mediante la inclusión de cantidades extras de grasa, por lo que ambos efectos, nivel del ácido graso esencial y suplementación grasa, se encuentran confundidos y no son separables.

 

Contenido en ácido linoléico y grasa según cereal incluido en la dieta

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 15.04.43

 

 

Como podemos observar en la tabla (en rojo), la baja cantidad de ácido linoléico en trigo afecta en gran medida al peso del huevo. Como a su vez una mayor cantidad de éste mejora el peso del huevo cuando el cereal utilizado es maiz.

 

Como criterio general, en base a los trabajos científicos publicados en los últimos 10 años, el nivel de linoleico necesario para evitar huevos de pequeño tamaño NO supera el 1,0-1,3% del pienso.

Excesos de ácido linoleico per se no logran mejorar el tamaño del mismo. Por otro lado, la suplementación con grasa mejora el tamaño del huevo pero sólo si la dieta contiene ese mínimo de ácido linoleico indicado.

Asimismo, parece ser que la inclusión de ácidos grasos insaturados tienden a depositarse preferentemente en el huevo mientras que el exceso de ácidos grasos saturados tienden en cierta mayor medida a depositarse como grasa corporal.

 

Utilización de lecitinas y su influencia en el peso del huevo

(Mandalawi et al., 2015)

 Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 15.08.54

 

El nivel de linoleico necesario para evitar huevos de pequeño tamaño no supera el 1,0-1,3% del pienso

 

 

 

 

¿Cómo actuar frente al empeoramiento de estos factores en el final del ciclo de puesta?

Cuando se da esta problemática, son dos las medidas a utilizar:

  1. Reducir el tamaño del huevo del lote, limitando el nivel de grasa añadida
  2. Asegurar en lotes sucesivos una perfecta calcificación ósea previo al inicio de la puesta, evitando bajos niveles de Ca en los piensos de prepuesta, así como su utilización en aves que ya han iniciado la puesta.

Al final del ciclo de la puesta, la calidad de la cáscara disminuye y el porcentaje de huevos fisurados y rotos aumenta de forma exponencial.

Cuando la calidad de la cáscara es ya un problema grave en aves viejas, medidas nutricionales, tales como uso de aditivos, incremento del nivel de vitaminas o elementos traza, utilización de fuentes de Ca más solubles, etc, probablemente solo sirvan para evitar agudizar el problema.

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 15.21.53

 

A DESTACAR :

  •      El defecto de Ca perjudica la calidad de la cáscara pero que el exceso   del mismo no logra mejora alguna.

 

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 15.15.57

(Safaa et al., 2009a)

Calidad de la cáscara y cenizas en tibia según el nivel de inclusión y fuente de calcio

 

  • Un exceso de P digestible, y en menor medida de Cl-, si podría perjudicar la calidad de la cáscara en aves viejas, efecto difícilmente observable en aves jóvenes.

Captura-de-pantalla-2015-07-09-a-la(s)-15.19.34

Parámetros productivos en ponedoras de 22 a 26 semanas, según el fósforo (P) disponible

 

  • Se debe prestar atención a la utilización de Ca en forma particular grosera (>60% del total del carbonato).

Porque el Ca grueso (>3-5 mm Ø) no solamente se solubiliza más lentamente y permanece por mayores períodos de tiempo en la molleja durante las fases sin luz, sino que mejora la textura del pienso. Las aves son animales granívoros y prefieren piensos con estructura grosera sin finos, que piensos con estructura fina.

A este particular es aconsejable, si se buscan consumos elevados, evitar partículas de menos de 1 mm de tamaño.

Asimismo, deben evitarse altos porcentajes de partículas groseras (> 3 mm) cuando el sistema de alimentación permite la selección del consumo

por las aves.

Captura de pantalla 2015-07-09 a la(s) 15.24.55

Efecto del tamaño de partícula sobre los parámetros productivos

1 Media de piensos basados en cebada y maíz

2 Molino de martillos

3 5 EEM=10. 10 aves/tratamiento

P < 0.05: 4 mm vs. otros

 

 

EN RESUMEN ,

La alimentación de las aves de puesta precisará en el futuro de un mayor refinamiento para cumplir con sus necesidades nutricionales SIN aumento del coste, que sigue siendo el factor clave en producción de huevos.

El futuro genético va dirigido a conseguir aves con pesos vivos similares a los actuales, mayores picos de masa de huevos y puestas superiores al 85% a las 100 semanas de vida, a fin de evitar mudas innecesarias y favorecer el bienestar animal.

 

2 Comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, cookies de terceros de análisis y publicidad. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Para configurar pinche en el siguiente enlace: Como configurar. ACEPTAR

Aviso de cookies