11/04/2016
Legislación Mercados

La 12ª ronda de negociaciones del TTIP no despeja el futuro del sector ganadero


Las próximas rondas de negociaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos para la firma del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) marcarán el futuro ganadero europeo

El planteamiento de inicio de ambas delegaciones es mantener sus respectivas regulaciones en producción ganadera. D. Ignacio García Bercero exponía al finalizar la 12ª Ronda “Todo lo que hacemos será totalmente transparente y respetará la independencia de los reguladores y de nuestros respectivos procesos regulatorios nacionales. No va a cambiar la manera de regular las políticas públicas como la seguridad alimentaria o la protección del medio ambiente (*)”.

Un acuerdo con este planteamiento coloca en una situación profundamente desequilibrada e injusta a los productores comunitarios, que aplican el exigente Modelo de Producción Europeo, con importantes sobrecostes en relación con el modelo de Estados Unidos.

 

Los principales costes regulatorios para los ganaderos comunitarios son:

  • La UE limita la utilización de las nuevas tecnologías deOrganismos Genéticamente Modificados (OGMs) para la producción de materias primas destinadas a la alimentación animal. En EE.UU. estas nuevas tecnologías se emplean de forma generalizada, incrementan la productividad al menos un 15% y reducen los costes en fitosanitarios, herbicidas, labores de cultivo, etc.
  • LaUE limita el abastecimiento de materias primas estableciendo unos niveles de presencia de residuos (LMR) de fitosanitarios y aflatoxinas en materias primas inferiores a los aceptados en EE.UU. Esto impide el aprovisionamiento del mercado comunitario desde orígenes tradicionales como Argentina.
  • La UE no permite utilizar promotores de crecimiento (hormonas, antibióticos y otros) en producción animal, mientras que los EE.UU. sí. Así el índice de conversión mejora en EE.UU. hasta un 15-20% en vacuno, en producción de carne de cerdo el coste se reduce 2 €/100 kg de carne producida y en carne de pollo, unos 0,8 céntimos de euro/kg. de peso vivo.
  • La UE no permite la utilización de la hormona somatotropina bovina (BST), que potencia la producción láctea incrementando de media un 16% la producción en EE.UU.
  • La UE prohíbe el empleo de subproductos de origen animal (proteínas animales transformadas, sebo y grasas y estiércol de ave), en la alimentación de animales de consumo, mientras que en EE.UU. están autorizados, lo que reduce un 2% el coste del pienso compuesto.
  • LaUE obliga al ganadero comunitario a contratar la gestión de los subproductos de origen animal con un coste que, en el caso de la carne de cerdo y vacuno, alcanza      los 1,8 €/100 kg de carne y por vaca nodriza 23 € en concepto de retirada de cadáveres.
  • La UE es muy restrictiva en la regulación de uso de aditivos y medicamentos veterinarios respecto de EE.UU. Esta asimetría, en función de la especie, impone un coste por   el mayor uso de tratamientos preventivos y los controles.
  • La UE impone normas sobre seguridad alimentaria y sanidad animal en la producción que añaden costes por los controles sanitarios, eliminación de animales positivos, análisis obligatorios, gestión de incidencias, gastos administrativos por registros y trazabilidad, entre otros. Por ejemplo, en la producción de carne de pollo el coste de controlar la salmonela asciende a 1,1 €/100 kg de peso vivo.
  • La UE prohíbe el tratamiento de lacarne de ave por cloración, que en EE.UU. se emplea de forma generalizada. Incrementa los costes de manejo de las canales en los mataderos   comunitarios.
  • La UE tiene regulaciones sobre medio ambiente que afectan a la autorización de las granjas, al uso del estiércol, a la reducción de emisiones de gases y a la gestión de residuos. Afectan principalmente a las producciones avícola y porcina (el sobrecoste de la producción de huevos es un 2,2%, en la de carne de ave, 0,8 céntimos de euro por kg de peso vivo y en el sector porcino 6,10 €/100 kg.)
  • La UE impone la trazabilidad a lo largo de la cadena: identificación de los animales y productos, mantenimiento de registros, emisión de guías y certificados y marcado individual     de canales y huevos. El coste asciende a 130 €/1000 gallinas al año, y 17,8 €/vaca nodriza y 3 €/100 kg de carne en el sector porcino.
  • La UE aplica una amplia legislación sobre bienestar animal en granja, durante el transporte y el sacrificio, entre otras. Supone un incremento del 6,7% del coste de producción de   huevos y en el sector porcino 0,70 €/100 kg. de carne.

Más información en nuestro portal de avicultura:

La 12ª ronda de negociaciones del RTIP no despeja el futuro de la avicultura

Y en el diario de la UE:

http://ec.europa.eu/trade/policy/in-focus/ttip/index_es.htm

 

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. ACEPTAR

Aviso de cookies

¡Hola! Haga clic en nuestro representante a continuación y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Podemos ayudarte por WhatsApp