La Vigna unguiculata será una alternativa para la alimentación porcina

16/04/2019

Formulación Materias Primas

Formulación Materias Primas

La Vigna unguiculata será una alternativa para la alimentación porcina

Conforme, a la aspirante al doctorado en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia, U.N., Sede Palmira, Julieta Torres, en pruebas de laboratorio con Vigna unguiculata, de cáscara blanca, se logró un aporte de proteína y una digestibilidad con potencial para reemplazar la torta de soja, insumo alimenticio para porcinos y aves. Debido a que la soja es un producto importado en Colombia y tiene un costo elevado para los productores.

 

¿Qué es la Vigna unguiculata
La Vigna unguiculata es una leguminosa originaria de África con alto valor nutricional y ampliamente cultivada en Asia y países caribeños por la rapidez de su cosecha, su tolerancia a climas secos y su adaptación a suelos ácidos de baja fertilidad. Este cultivo se acopla a las condiciones de la costa Caribe de Colombia y los pequeños productores lo siembran para su consumo en grano seco o vainas verdes.

También, la investigadora identificó el tratamiento térmico que, en condiciones de laboratorio, permite hacer más digerible la proteína de esta variedad: “los resultados más importantes se lograron cuando se mantuvo la Vigna unguiculata, poroto tape o frijol caupí en autoclave -recipiente de presión metálico- para una cocción a 121°C durante cinco minutos”.

Este resultado es importante ante una posible incorporación de la Vigna unguiculata en la producción industrial de porcinos. Sin embargo, Julieta Torres indicó que los resultados también se pudieron optimizar manteniendo el tratamiento durante 20 minutos, en términos de costo, eficiencia y gasto de energía resultaría más rentable implementarlo por 5 minutos.

 

Objetivo del Trabajo Investigativo

El trabajo consistió en buscar alternativas para reemplazar la torta de soja que, aunque es la fuente de proteína de mejor calidad, también es la más costosa en la producción de porcinos. Por lo cual, la investigadora explicó que “En el trópico contamos con una gran variedad de leguminosas como la Vigna unguiculata o frijol caupí, cuyos valores nutricionales no se han estudiado lo suficiente. Este también sería una alternativa para la industria de alimentos balanceados y pequeños productores”.

 

Además, profundiza que muchos de los productores pequeños utilizan insumos de baja calidad para alimentar a los porcinos, como los residuos de sus cultivos, por lo que no están generando suficientes ingresos ya que no pueden aumentar su producción: Para ellos la proteína es la principal limitante, ya que Colombia importa gran parte de la soja que utiliza. Considerando que el alimento balanceado representa 75% de los costos de producción de este sector, resulta fundamental encontrar fuentes alternativas.

 

Asimismo, se resalta que las leguminosas tienen una notable capacidad para fijar el nitrógeno en el suelo, por lo que promover su cultivo sería positivo para preservar la fertilidad en las fincas y reducir la liberación de ese elemento como gas de efecto invernadero o como contaminante de fuentes hídricas.

Importaciones de Soja en Colombia

  • De acuerdo a un informe presentado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural como parte del programa Colombia Siembra, entre 2010 y 2015, 8% de los recursos invertidos en importaciones del sector agropecuario y agroindustrial correspondieron a tortas de soja.
  • De igual forma, entre 2010 y 2014, las importaciones de soja superaron cerca de 20 veces la producción de este cultivo en el país. En ese período se alcanzó un promedio anual de 1,6 millones de toneladas de soja importada.

 

Estudios in vitro e in vivo

La investigación se desarrolló en trabajo conjunto con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y fue financiada por el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania.

Granos utilizados en la investigación
Con respecto a los granos, se estudiaron cinco posibles fuentes de proteína: Lablab purpureus (frijol de Egipto), Canavalia brasiliensis (frijol espada) y Vigna unguiculata (frijol caupí) en sus variedades 625 (de coloración blanca), 9611 (rojo) y 10884 (rosado). También se investigó el potencial como fuente de proteína de los follajes de frijol espada y frijol caupí variedad 9611.

Estos materiales forman parte del programa de forrajes del CIAT, que los seleccionó previamente por su adaptabilidad a diferentes suelos y por su producción de grano y biomasa.

Realización de Estudios
En primer lugar, los estudios fueron realizados in vitro, evaluando factores como la composición química y la digestibilidad de los materiales crudos y con tratamientos térmicos. Los resultados permitieron descartar los granos de Lablab purpureus y Canavalia brasiliensis, por su baja digestibilidad.

Formulación de dietas
En primer lugar, las dietas balanceadas fueron formuladas con los granos para observar sus resultados in vivo en ratas, en tanto los follajes se probaron en curíes. Luego que las ratas recibieron la dieta durante 11 días y los curíes durante 17, fue identificado el nivel de nutrientes digeridos en el sistema gastrointestinal. Donde, los dos estudios se compararon con dietas que contenían torta de soja como única fuente de proteína.

La investigadora, aseveró “Sabemos que cuando se trata de granos con las ratas tenemos un buen modelo animal para estudios de digestibilidad de la proteína en monogástricos (un solo estómago), mientras que los curíes podrían ser un modelo animal cuando utilizamos dietas altas en fibras”.

Por otra parte, añadió que las evaluaciones de los materiales no se realizaron directamente en porcinos, debido a que los costos hubieran sido mayores, mientras que con este tipo de estudios se puede contar con información de referencia previa a menor costo.

Desde esta investigación, se estima que se puede avanzar en estudios con porcinos para profundizar los resultados al momento de concretar nuevos patrones de alimentación para la industria y pequeños productores.

Fuente: Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira.

Dejar un comentario