Mejorar la eficacia de la vacunación mediante la alimentación

05/10/2019

Aditivos Salud Animal

Aditivos Salud Animal

get_the_title

Kemin

  • Rambla Nova 114, 2º-3ª
    Tarragona - España
  • +34 977 254 188
  • Web
Escrito por: Valentine Van Hamme1 & David González Sánchez2
1Product Manager Immune Support, Kemin Europa2Technical Support Service Manager Southern Europe, Kemin Europa
Revista: nutriNews Septiembre 2019

EL PAPEL DE LA VACUNACIÓN

La vacunación desempeña un papel vital en el manejo sanitario de todas las especies avícolas, y es una herramienta importantísima para reducir el uso de antibióticos de uso terapéutico.

Desafortunadamente, la vacunación no siempre significa una protección eficaz. Un fallo de vacunación se define como: “cuando los animales no desarrollan niveles adecuados de títulos de anticuerpos y/o son susceptibles a un brote de enfermedad de campo, después de la administración de la vacuna”.

Una herramienta para mejorar la eficacia de la vacunación, que aún no se utiliza sistemáticamente, es el uso de ingredientes moduladores del sistema inmunitario, como los beta-glucanos, que administrados a través del alimento han demostrado una mejor respuesta a la vacunación.

 

VACUNACIÓN Y BETA-GLUCANOS

Los beta-glucanos son estructuras de polisacáridos que se encuentran en bacterias, hongos, algas y plantas.

Esas estructuras pueden ser reconocidas por un receptor ubicado en las células inmunitarias e inducir un efecto de modulación inmune adicional, fortaleciéndose así las respuestas inmunes tanto innatas como adquiridas.

Las vacunas en especies avícolas se suministran en general de forma oral mediante un patógeno ligeramente desactivado, pero vivo.

Este antígeno es reconocido por el sistema inmune y, como respuesta, se producen anticuerpos contra ese patógeno, que protegen al animal contra una amenaza futura de ese invasor.

Como la vacunación se basa en el buen funcionamiento del sistema inmunitario, el uso de una sustancia moduladora de dicho sistema, que refuerce tanto la respuesta inmunitaria innata como la adquirida, será beneficioso para mejorar la eficacia de la vacunación.

 

Un candidato perfecto para esta suplementación en el pienso es un nuevo beta-(1,3)-glucano con un origen excepcional: un alga, llamada Euglena gracilis.

 

Ensayos sobre la efectividad de beta-(1,3)-glucanos derivados de algas como potenciadores de los títulos de anticuerpos en respuesta a la vacunación

En la práctica, se han realizado varios ensayos para adquirir experiencia sobre la efectividad de estos beta-(1,3)-glucanos derivados de algas como potenciadores de los títulos de anticuerpos en respuesta a la vacunación.

CONTRA LA ENFERMEDAD DE GUMBORO

Una de las infecciones virales más comunes en los pollos es la bursitis infecciosa (IBD), o enfermedad de Gumboro.

Causada por el virus de IBD, destruye los linfocitos B en la bolsa de Fabricio, provocando inmunosupresión y un empeoramiento de los resultados productivos, lo que conlleva importantes pérdidas económicas.

La vacunación es muy importante para ayudar a prevenir y controlar la IBD, por lo que merecería la pena probar cualquier solución que pudiese mejorar su eficacia.

» Por ello, se realizó un ensayo científico para probar el efecto de un beta-glucano procedente de algas en la vacunación contra la IBD.

ANIMALES EN PRUEBA: se dividieron 96 pollos ROSS 308 machos en 3 tratamientos:

TRATAMIENTOS :

Control negativo: sin vacunar frente a IBD

Control positivo: vacunado frente a IBD

Beta-glucano de algas (Aleta™): vacunado frente a IBD y suplementado con beta-(1,3)glucanos de algas* a 50 g/ton de pienso.

La vacuna se suplementó por vía oral el día 18 con una vacuna viva de IBD liofilizada.

Para controlar la eficacia de la vacunación, se tomaron muestras de sangre los días 18 y 35 y se midieron títulos de anticuerpos (IgG) frente a la IBD.

La medición de los títulos de anticuerpos en el día 18 es importante para detectar si los anticuerpos maternos, que pueden interferir con la vacuna, todavía están presentes, lo que hace que el ave no sea susceptible a la vacunación.

Resultados:

En este ensayo, se observó un 16% más de títulos de anticuerpos específicos para la IBD (IgG) y un 52% más de aves positivas, en respuesta a la vacunación, en el grupo suplementado con betaglucanos de algas* en comparación con el grupo vacunado no suplementado (control positivo).

El grupo control negativo, aunque no fue vacunado, también mostró algunas aves positivas (como si hubieran sido vacunadas), pero con títulos de anticuerpos promedio más bajos, ya que se pudo detener completamente la propagación del virus de la vacuna en la granja experimental.

El grupo de betaglucanos de algas* mostró que el 52% de todas las aves susceptibles en el momento de la vacunación (sin anticuerpos maternos) reaccionaron positivamente, con un título promedio de IgG de 4564 unidades ELISA.

El grupo control positivo resultó en solo el 25% de todas las aves susceptibles en el momento de la vacunación, con una respuesta positiva con un título promedio de IgG de 3906 unidades ELISA.

En consecuencia, el suplemento de betaglucanos de algas* puede mejorar la eficacia de la vacunación contra la IBD (Ver gráficos1, 2 y 3).

Gráfico 1. % Aves positivas tras la vacunación contra IBD a día 35 de vida

Gráfico 2. Titulación media de anticuerpos contra IBD (unidades ELISA) a día 35 de vida

Gráfico 3. Nivel de IgG en suero sanguíneo y umbral de inmunización.

 

CONTRA EL VIRUS DE LA ENTERITIS HEMORRÁGICA (HEV)

Otra enfermedad importante en la producción avícola es la HEV.

Es causada por un adenovirus y se manifiesta en pavitos, causando una enfermedad gastroentérica hemorrágica aguda (clínica), pero también deprimiendo el sistema inmunológico (subclínica).

La prevención y control se realiza principalmente mediante vacunación.

Objetivo de prueba de campo :

En una granja comercial se monitorizó el efecto de beta-glucanos de algas en la vacunación contra el HEV.

Material & Métodos :

La granja consistía en 2 naves, una suplementada con beta-glucanos (100g/ton) y la otra no.

Todos los animales se vacunaron oralmente el día 28 con una vacuna viva atenuada, y los títulos de anticuerpos en respuesta a la vacuna se controlaron a los 53 y 100 días.

Resultados :

En ambos controles, los títulos (IgG) en respuesta a la vacunación fueron, respectivamente, un 36% y un 32% más altos en el grupo suplementado en comparación con el grupo no tratado (Gráfico 4).

La mortalidad se redujo en un 32% en la nave suplementada en comparación con la nave control (Gráfico 5).

Gráfico 4. Titulación media de anticuerpos (IgG) contra HEV (Unidades ELISA).

Gráfico. 5 Mortalidad acumulada (%) al final de periodo de cebo (día 115).

CONTRA LA ENFERMEDAD DE NEWCASTLE (ND)

La ND es una enfermedad viral muy contagiosa que afecta a diferentes especies avícolas.

Para prevenir los brotes y su propagación, la vacunación es obligatoria en Europa.

Los pavos se vacunan a las 2 ó 3 semanas de edad y a las 8 semanas de edad con una vacuna inactivada.

Desafortunadamente, la vacunación no siempre proporciona la protección deseada. Y se exploran todas las herramientas para apoyar a los pavos durante los programas de vacunación intensiva.

Objetivo de la prueba de campo

La eficacia de la vacunación contra ND se controló en 2 granjas de pavos comparables, midiendo los títulos de anticuerpos específicos (IgG) en respuesta a la vacunación contra ND.

Materiales & Métodos

Una granja suplementó beta-glucanos de algas en el pienso durante todo el ciclo productivo y la otra no, realizándose un programa de vacunación estándar en ambas granjas.

Se tomaron muestras de sangre a los 100 días de edad, que se analizaron para determinar los títulos de IgG del virus de la ND (NDV).

Resultados

Nuevamente, la granja suministrada con beta-glucanos mostró títulos de anticuerpos promedio superiores a la granja no suplementada, demostrando que los beta-glucanos son una herramienta de apoyo para programas de vacunación en producción comercial de pavos.

Gráfico. 6 Títulos de anticuerpos promedio en las 2 granjas estudiadas

Conclusión

Una herramienta que aún no se utiliza sistemáticamente para mejorar la eficacia de la vacunación, pero que debe tomarse en consideración, es la suplementación en el pienso de beta-glucanos procedentes de algas, que ayuden a modular el sistema inmune, lo preparen para mejor una respuesta y aumenten la eficacia de la vacunación.

Los beta-(1,3)-glucanos de algas mencionados en este artículo y puestos en prueba fueron los correspondientes al producto ALETA de Kemin



Dejar un comentario