get_the_title



AUTOR

Departamento Técnico Andersen

La ingesta u obtención de vitamina D por parte de las personas y animales ha sido siempre motivo de estudio y también preocupación por la importancia de sus diferentes funciones, sobre todo en relación con la salud y productividad.

Hoy en día, a raíz de la difícil situación de confinamiento por el COVID-19 a la que está sometida la población española, igual que en muchos otros países, ha resurgido nuevamente la preocupación por la deficiencia de vitamina D en personas y sus consecuencias para el sistema inmunitario.

En alimentación animal, especialmente en animales de producción intensiva, también es importante garantizar los correctos niveles de 1,25-dihidroxivitamina D3 en estos tiempos en que estamos intentando garantizar la salud y maximizar el rendimiento a la vez que estamos obligados a reducir el uso de antibióticos y productos sintéticos en general.

 

Metabolismo de la vitamina D

La vitamina D es una vitamina liposoluble que los animales pueden obtener de forma natural cuando están expuestos al sol o a partir de los ingredientes de origen animal presentes en su dieta, o como colecalciferol sintético añadido en la formulación.

La eficacia en su absorción depende de la presencia de grasa en el lumen intestinal y de la acción de los ácidos biliares que inician la emulsión de los lípidos de la dieta mientras que la lipasa pancreática hidroliza los triglicéridos.

Ambos procesos son necesarios para permitir la difusión de las micelas con la vitamina D a través de los enterocitos.

La vitamina D no presenta per se actividad metabólica, sino que debe ser transportada desde los tejidos adiposos al hígado dónde se hidroxila a 25-hidroxivitamina D 3 , principal forma circulante y de almacenamiento de la vitamina D 3 .

  • Para obtener la forma biológicamente activa de la vitamina D será necesaria una segunda hidroxilación (DeLuca., 2004) que tiene lugar en el riñón, donde se convertirá a 1,25-dihidroxivitamina D 3 .
  • Es importante señalar que la cantidad de vitamina D que llega a convertirse en 1,25-dihidroxivitamina D 3 está fuertemente regulada por distintos factores entre los cuales destacan los niveles plasmáticos de hormona paratiroidea (PTH), hormona del crecimiento (HC), estrógenos (Es), calcio y fósforo, así como la calcitonina (Bachmann, 2004; Jones 2008).

De ese modo, incrementos en el contenido de vitamina D en la dieta de los animales no derivarán necesariamente en una mayor síntesis de 1,25-dihidroxivitamina D y por tanto tampoco de sus niveles en plasma.

Además, cuando hay problemas intestinales que dificultan la emulsión de la vitamina D 3 o problemas a nivel de hígado o riñón, como por ejemplo micotoxicosis o estrés por calor, el organismo tampoco es del todo eficiente en la conversión de vitamina D o 25-hidroxivitamina D 3 a su metabolito activo.

 

Funciones del 1,25-dihidroxivitamina D3

 

Una vez formado, el 1,25-dihidroxivitamina D3 pasa a circulación y es transportado hasta todos sus órganos diana. 

La acción biológica de la vitamina D3 está condicionada a la unión del 1,25-dihidroxivitamina D3 con sus receptores (VDR), situados en las células de diferentes tejidos.

Norman (2008), apuntaba a la existencia de treinta-y-seis tejidos cuyas células presentan VDR y que, por tanto, pueden producir algún tipo de respuesta en presencia de 1,25-dihidroxivitamina D3:  

 

» Función clásica:

intervención en la homeostasis del calcio y fósforo

La función clásica del 1,25-dihidroxivitamina D3 comprende diferentes acciones, entre las cuales encontramos: 

  • aumento de la absorción de calcio y fósforo en intestino
  • aumento de la reabsorción de calcio en los túbulos renales
  • estimulación de osteoblastos y osteoclastos que permiten la remodelación ósea asociada al mantenimiento del esqueleto y reducción de fracturas de tipo osteoporótico. 

 

En este sentido, un correcto nivel de 1,25-dihidroxivitamina D3 permitirá un correcto desarrollo de todas aquellas funciones dependientes de un adecuado nivel de calcio. 

 

» Funciones No clásicas: 

  • Modulación del crecimiento celular, regulación de la proliferación, diferenciación y apoptosis celular.
  • Modulación de la función neuromuscular.
  • Modulación del sistema inmunitario y reducción de la inflamación. 

 

¿Por qué usar 1,25-dihidroxivitamina D3?

 

Las empresas de genética presentan cada vez datos de pollos con mayores crecimientos conseguidos con menos días de vida y estiman crecimientos aún mayores para los próximos años (The Oxford farming conference, 2014).

También el sector de puesta ha experimentado mejoras productivas, con picos más altos y curvas de producción que se mantienen durante más tiempo.

Sin embargo, Leeson señaló en 2012 que en los siguientes 10 o 15 años el límite para el crecimiento y el bienestar de los pollos, así como para la productividad de las gallinas ponedoras, serían las alteraciones metabólicas relacionadas con la integridad de su esqueleto.

Teniendo en cuenta que las mejoras genéticas no siempre van acompañadas por mejoras en el metabolismo, la formulación de las dietas y la disponibilidad de la forma activa de la vitamina D es cada vez más determinante para un correcto desarrollo y mantenimiento del esqueleto de las aves.

↪ En este sentido, el uso de 1,25-dihidroxivitamina D3 glucosídico en la dieta de broilers, pavos y, en general, de animales pesados y de rápido crecimiento, es una buena herramienta para evitar problemas locomotores. 

 

En algunos casos, a parte de la limitación propia del animal por convertir la vitamina D3 a su metabolito activo, se ha visto que las dosis máximas de vitamina D3 permitidas en Europa no son capaces de aportar el nivel de 1,25-dihidroxivitamina D3 suficiente para garantizar este correcto desarrollo musculoesquelético. 

↝ En el caso de las gallinas de puesta y reproductoras, la adición de 1,25-dihidroxivitamina D3 a mayores de la dosis habitual de vitamina D, puede mejorar la curva de puesta así como la integridad y resistencia de la cáscara del huevo. 

↝ De igual manera, dando apoyo a la homeostasis del calcio, se consigue mantener una buena conformación ósea que permita alargar la vida productiva de la gallina al mismo tiempo que se mantiene la productividad de la granja. 

 

El comienzo del proceso del parto genera grandes demandas fisiológicas en la cerda, aumentando bruscamente el requerimiento de ciertos nutrientes. 

El calcio es un nutriente necesario para un parto exitoso debido a la función que cumple en las contracciones del útero y en las glándulas mamarias como principal componente del calostro y la leche. 

 

Desafortunadamente, el aumento del 1,25-(OH)2 D3 circulante que se genera con el comienzo del parto no es instantáneo ni suficiente y puede generar un retraso en la absorción del calcio de la dieta. Así, aunque los niveles del calcio en el pienso sean adecuados para la cerda, la capacidad de la misma para ajustar rápidamente la absorción intestinal de ese calcio puede no ser la adecuada para satisfacer las necesidades del momento.

Con la adición de 1,25-(OH)2 D3 glucósido antes del parto y durante la lactación se mejora la concentración de calcio en el torrente sanguíneo para promover las contracciones uterinas y así acortar el tiempo de parto, especialmente importante en cerdas hiperprolíficas y con las ventajas que ello supone tanto para la cerda como para los lechones.

 

Por otra parte, el aumento del calcio disponible:

 

  • Mejora la producción de calostro y leche para el crecimiento de la camada 
  • Evita depender del calcio y el fósforo de los huesos, reduciendo la pérdida de integridad ósea y permitiendo aumentar la longevidad de la cerda.

 

Asimismo, en todas las especies animales se reconoce la importancia de la 1,25-dihidroxivitamina Den la regulación del sistema inmune y inflamación. En este sentido y en la tesitura en la que estamos hoy en día, es importante reconocer y usar todos los recursos para poder mantener la salud de los animales

 

1,25-dihidroxivitamina D3 glucósido 

Las investigaciones de algunas plantas del género Solanum empezaron en los años 70 señalando el 1,25-dihidroxivitamina Dglucosídico como responsable de la mayor absorción de calcio.

Tal como sugería Boland en 1978, y más tarde confirmado por Bachmann et al. (2012), este metabolito, una vez en intestino y mediante la acción de las enzimas digestivas, sufre una hidrólisis de la parte glucosídica, de manera que el metabolito activo de la vitamina D se libera lentamente para su posterior absorción.

 

  • El componente glucosídico proporciona termoestabilidad al 1,25-dihidroxivitamina D3 y su lenta liberación garantiza una absorción progresiva
  • Otra ventaja del 1,25-dihidroxivitamina Des la corta duración de su vida media (Jones, 2008), que le confiere bajo el riesgo de toxicidad
  • Asimismo, su acción directa, sin necesidad de metabolizarse ni en hígado ni riñón, permiten ver resultados a corto plazo, especialmente en situaciones de incremento brusco en el requerimiento de Ca o con patologías que limiten la conversión endógena de 25-hidroxivitaminaD3 a 1,25-dihidroxivitamina D3 glucosídico.

 

 

El producto PB* evaluado en las pruebas presentadas fue PANBONIS , distribuido por Andersen

 



REVISTA NUTRINEWS +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

nutriNews Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Regístrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
nutriNews en
Youtube