Nueva leguminosa recupera los pastos y engorda el ganado bovino

25/07/2019

Investigación Materias Primas

Investigación Materias Primas

Nueva leguminosa recupera los pastos y engorda el ganado bovino

Los investigadores en Embrapa desarrollan una variedad de leguminosas que se puede usar como forraje para suelos de fertilidad media. El nuevo forraje tiene un alto potencial para la fijación biológica de nitrógeno (BNF) y puede agregar hasta 248 kg del elemento por hectárea al año, convirtiéndolo en una excelente opción para la recuperación de pastos degradados.

Llamada Estilosantes Bela, el cultivo fue desarrollado por investigadores de Embrapa Cerrados (DF) y Embrapa Gado de Corte (MS), en asociación con la Asociación para la Promoción de la Investigación de Mejoramiento de Forrajes (Unipasto).

El objetivo de este trabajo fue mejorar el rendimiento del ganado bovino, de rebaños lecheros o de engorde, mediante el uso de una mezcla de leguminosas con pasturas de gramíneas, como Brachiaria spp.

Origen del nombre
El nombre del nuevo material es un homenaje a una genetista australiana Bela «Bert» Grof, investigadora del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), quien fue pionera en el desarrollo del forraje. El cultivo es el resultado de la selección de progenies obtenidas del mejoramiento de la especie Stylosanthes guianensis var. vulgaris y Stylosanthes guianensis var. Pauciflora, iniciada en los años noventa.

 

Reduce los costos de insumos

«Una de las mayores ganancias de este cultivo es la fijación de nitrógeno y la incorporación de materia orgánica en el suelo, lo que ayuda en la recuperación de los pastos», dice el investigador de Embrapa, Celso Dornelas.

El genetista explica que uno de los problemas en la ganadería es la degradación de los pastos y su costo de mantenimiento. El cultivo Bela es rico en proteínas, ya que hospeda Rhizobium spp., Un género de bacteria que logra utilizar el nitrógeno que se encuentra en la atmósfera e incorporarlo al suelo. Esto reduce el gasto en fertilizantes, permite una mayor ganancia de peso en los animales y contribuye a reducir los impactos ambientales.

El investigador de Embrapa Allan Kardec Ramos, refuerza que «En las áreas marginales desde el punto de vista ambiental, podemos cultivar los Estilosantes Bela, una planta forrajera rústica y de menor exigencia en suelos fértiles. Esto permitirá incorporar a áreas menos productivas a los sistemas de producción o elevar el nivel de productividad de las áreas actuales».

El nuevo cultivo también tiene un atractivo para los sistemas de producción de base agroecológica para la producción de carne o leche o con restricciones en el uso de fertilizantes minerales nitrogenados. Al establecer naturalmente la simbiosis con bacterias fijadoras de nitrógeno, las semillas de Estilosantes Bela no necesitan ser inoculadas para la siembra.

 

El aumento de peso en el ganado Nelore

En Planaltina (DF), el investigador Gustavo Braga evaluó en dos fases el efecto de la mezcla BRS Paiaguás y Bela sobre el aumento de peso de bovinos Nelore en crianza. En la primera fase, la ganancia de peso vivo (PV) fue en promedio 23% mayor en el pasto mezclado (0,430 kg PV/cabeza/día) que en el pasto único (0,350 kg PV/cabeza/día). El aumento de peso por área fue de 9 arrobas por hectárea por año en el pasto de monocultivo y 10,8 arrobas en el pasto combinado, para una tasa de lotación promedio de 1,4 kg unidad animal de 450 kg/ha.

En la segunda etapa, el material se introdujo en el pasto de monocultivo y se reintrodujo en el cultivo mezclado, por medio de siembra directa (labranza cero), y la ganancia de peso fue superior a la del pasto de monocultivo y los resultados obtenidos en la primera fase (0,490 y 0,570 kg de peso vivo por cabeza por día, respectivamente), probablemente en razón de la mayor participación de la leguminosa en la masa de forraje (máximo de 50% en pastos con introducción y de 30% en pastos con reintroducción). La recomendación de Dornelas y Braga es adoptar entre 20% y 50% de la leguminosa en relación al pasto cultivado.

Braga explica que la reintroducción de Bela en el pasto fue necesaria porque la persistencia del cultivo es de aproximadamente dos años y medio. También complementa que «Aun así, incluso después de su desaparición, la leguminosa ha tenido un efecto positivo e indirecto en el desempeño del animal durante dos años y medio».

Además, la introducción por la labranza cero es una alternativa para el ganadero que busca mejorar la calidad de la dieta animal e incrementar la ganancia de peso del rebaño, principalmente en pastizales que pierden productividad y disminuyen la calidad y cantidad de forraje.

En Campo Grande (MS), las pruebas pasaron por dos períodos seco y lluvioso y el mezclado fue con Brachiaria decumbens. Basilisco, ampliamente adoptado en extensas explotaciones ganaderas. «Se percibió que el material apoya los suelos arcillosos», dice la investigadora Marta Pereira. Ella informa que, después de 60 días de siembra, el forraje es adecuado para el pastoreo de los becerros.

 

Las pruebas en Brasil

Además del Distrito Federal y Mato Grosso do Sul, el material se probó en la región del Amazonas, en el estado de Acre. Se encontró que la leguminosa no se recomienda para áreas inundadas y se adapta mejor a regiones bien drenadas. También se realizaron experimentos en Piauí, con un rendimiento inferior en comparación con los resultados de DF y DM, pero el cultivo sirve como heno manual y mixto en el campo para la alimentación de animales en pequeñas propiedades rurales de Semiárido.

Los Estilosantes Bela también se han sometido a pruebas en Sete Lagoas (MG), aunque no tolera el frío y, debido a esto, los investigadores recomiendan el uso del nuevo material en las regiones tropicales brasileñas, con uso mezclado, para evitar problemas de intoxicación animal, y sin empleo en alimentación equina.

 

Mercado de leguminosas

Bela es el tercer estilo desarrollado por la Compañía, antes de que llegara el (Stylosanthes guianensis) cv. Mineirão y (Stylosanthes macrocephala + Stylosanthes capitata) cv. Campo Grande. El uso de leguminosas forrajeras tiene poca tradición y una adopción limitada en Brasil. Por lo tanto, con el nuevo material, Embrapa pretende presentar al productor los beneficios de la tecnología y su correcta implementación.

Una de las ventajas de este cultivo es el bajo hospedaje de los nematodos, como Pratylenchus brachyurus, pudiendo ser usada en su manejo. «Hay estimaciones de que más del 10% de la producción mundial de soja se perderá a causa de los nematodos. En Brasil, esta estimación es de alrededor de 2 millones de toneladas por año. Por lo tanto, una solución para reducir estas pérdidas crea una expectativa positiva con respecto a las leguminosas forrajeras», dice Vitor Del Alamo Guarda, investigador de la Secretaria de Innovación y Negocios de Embrapa.

Asimismo, destaca que no sólo los ganaderos están con expectativas en relación a los Estilosantes Bela, sino también los agricultores. Hecho respaldado por el presidente de Unipasto, Pierre Patriat, que prevé la comercialización de semillas a partir de 2020.

El Productor rural y gerente de marketing de una de las empresas asociadas a Unipasto, Shunji Hisaeda ha acompañado durante años la introducción de Estilosantes Campo Grande en regiones de suelos arenosos y ratifica el efecto transformador de las leguminosas al favorecer la productividad de cultivos posteriores, como la soja, y para garantizar mejoras en el suelo y la sostenibilidad del sistema. «Entonces, estamos esperando que Bela llegue al mercado para aumentar la actividad agrícola», dice Hisaeda.

 

Fuente: Embrapa Gado de Corte



Dejar un comentario