¿Qué rol juega el calcio en la nutrición de las ovejas?

13/11/2019

Nutrientes

Minerales Nutrientes

¿Qué rol juega el calcio en la nutrición de las ovejas?

Los minerales son esenciales para apoyar las funciones del sistema esquelético y nervioso. Por lo tanto, es de vital importancia realizar un programa de minerales equilibrado con los forrajes y otros alimentos que consumen sus ovejas, así lo recomienda un artículo de Melanie Barkley, publicado en Penn State Extension.

La única forma de evaluar verdaderamente un programa de minerales es comenzar probando forrajes y otros alimentos que consumen las ovejas.

 

Evaluación de minerales y nutrientes

  • Evaluar los niveles de nutrientes utilizando análisis de química húmeda en lugar de espectroscopia del infrarrojo cercano (NIR).
  • No solo es necesario evaluar los niveles de minerales en las raciones de alimento, sino que también se debe comparar las proporciones de algunos nutrientes.
  • Los niveles de calcio se vuelven particularmente importantes durante la gestación tardía. Los corderos comienzan a crecer rápidamente durante el último tercio del embarazo, y la oveja requiere más calcio en su dieta.
  • En gestación temprana hay que considerar que los requisitos de una oveja de 150 libras aumentan de 2,4 gramos por día en niveles de mantenimiento y a 6,5 gramos por día en la gestación temprana y luego en 8,8 gramos por día en la gestación tardía, si ésta está embarazada de gemelos.

 

 

Inspección para equilibrar los nutrientes

Muchos forrajes cumplirán los requisitos nutricionales de las ovejas en el mantenimiento y posiblemente incluso a mediados de la gestación. Sin embargo, las raciones pueden necesitar una inspección más cercana para equilibrar mejor los nutrientes para la gestación tardía, la lactancia (producción de leche) o el cordero en crecimiento. Las legumbres son mucho más altas en calcio que los pastos y podrían satisfacer mejor los requerimientos de calcio.

Pero, simplemente cambiar de forraje no es la respuesta para satisfacer mejor los requerimientos nutricionales. Se debe tener en cuenta que la ración de las ovejas necesita un equilibrio con otros nutrientes, así como proteínas y energía.

 

Considerar la proporción de calcio a fósforo

Otra consideración importante cuando se observa el calcio, es la proporción de calcio a fósforo en la ración de las ovejas. La proporción recomendada de calcio a fósforo del Manual de Producción de Ovejas es 2:1, con niveles más altos tolerables hasta 7:1 si la ración contiene cantidades adecuadas de fósforo.

En el caso de una oveja que espera gemelos en la gestación tardía, los niveles de calcio demasiado bajos pueden provocar hipocalcemia, también llamada fiebre de la leche. Los signos clínicos incluyen debilidad, falta de apetito, temblores musculares e incapacidad para pararse. La mayoría de los pastores considerarían la toxemia del embarazo como el problema.

Sin embargo, las ovejas en buenas condiciones corporales que consumen niveles adecuados de energía en su alimentación no deberían desarrollar problemas con la toxemia del embarazo.

Entonces, la siguiente consideración debería ser la hipocalcemia. En este punto se recomienda consultar a un veterinario para conocer los procedimientos de tratamiento, lo que probablemente implicará la administración de calcio por vía intravenosa para tratar la deficiencia.

 

¿Qué sucede con proporciones incorrectas de calcio a fósforo?

Las proporciones incorrectas de calcio a fósforo también pueden conducir a cálculos urinarios en carneros y capones. A medida que la relación calcio/fósforo se acerca a 1:1, la incidencia de cálculos urinarios aumenta considerablemente. Esto se produce cuando los depósitos minerales bloquean el tracto urinario. Las ovejas afectadas tienen dificultad para orinar y a menudo pisotean sus pies o patean su vientre. Esta condición a veces se llama barriga de agua porque el tracto urinario bloqueado puede causar la ruptura de la vejiga y causar la muerte.

Este problema a menudo afecta a los corderos de engorde, pero se puede prevenir agregando cloruro de amonio a una tasa de 0,5% de la ración total.

El cloruro de amonio actúa acidificando la orina, lo que ayuda a prevenir el desarrollo de depósitos minerales. Un suministro constante de agua limpia, fresca y acceso a sal también ayuda a prevenir los cálculos urinarios.

 

 

Desequilibrio de nutrientes en animales jóvenes

En animales jóvenes y de rápido crecimiento, el calcio trabaja junto con el fósforo y la vitamina D para producir huesos fuertes. Un cordero puede desarrollar raquitismo por deficiencias o desequilibrios de cualquiera de estos nutrientes, aunque a menudo es causado por deficiencias de fósforo o vitamina D. El raquitismo se puede observar con extremos hinchados de los huesos de las piernas y cojera. Frecuentemente, las fracturas ocurren cuando los corderos sufren de raquitismo.

 

Conclusión

El calcio y la relación calcio/fósforo son críticos para la nutrición de las ovejas, pero el calcio es solo uno de los muchos minerales importantes para la salud general del rebaño. Siempre se debe consultar a un veterinario o nutricionista para equilibrar las raciones.

Las raciones adecuadamente equilibradas pueden dar como resultado un mejor crecimiento, así como un rendimiento reproductivo dentro del lote y conducir a una mayor rentabilidad.

 

Fuente: Penn State Extension, College of Agricultural Sciences, Pennsylvania State University.





Dejar un comentario