Monográfico

Monográficos Latam

?>
 
get_the_title
  • Talhouët,
    France
  • +33 (0)2 97 48 54 54
  • web



Las micotoxinas son moléculas secundarias tóxicas producidas por mohos.

Estas moléculas pueden causar una amplia gama de efectos según:

  • Su familia molecular
  • La combinación de contaminantes
  • El ambiente de crianza
  • Las micotoxinas se presentan de forma diferente en cada parte del mundo, según el clima y las prácticas agrícolas

Las aflatoxinas, ocratoxinas, fumonisinas, zearalenonas y tricotecenos (DON, T2, H-T2, etc.) son las 5 principales familias de micotoxinas identificadas que causan problemas zootécnicos con o sin efectos clínicos.

La contaminación por micotoxinas puede darse en el campo por mohos como los de la especie Fusarium, produciendo micotoxinas como fumonisinas, tricotecenos y zearalenonas en los cultivos.

La contaminación también puede ocurrir durante el almacenamiento por hongos como Aspergillus y Penicillium, los cuales están relacionados a aflatoxinas y ocratoxinas.

Una micotoxina puede ser producida por varios mohos y un moho puede producir varias micotoxinas, provocando una contaminación múltiple. Hoy en día, casi todas las muestras que tienen un resultado positivo para la presencia de micotoxinas se encuentran en esta situación.

 

Evaluación de la contaminación

El análisis de materias primas es el punto de partida para entender la contaminación por micotoxinas.

Maíz, cebada, trigo y avena son sustratos importantes, pero no son las únicas materias primas que deben analizarse.

En el caso de los rumiantes, los forrajes son la principal fuente de contaminación, por lo que también debe analizarse.

 

La contaminación por micotoxinas puede sospecharse por la presencia de mohos o granos fermentados.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la contaminación no puede sospecharse ni detectarse mediante inspección visual, incluso a niveles elevados.

A veces, no hay una alteración particular del aspecto externo, ni olor, ni sabor, ni insectos. Que no existan signos físicos de contaminación no significa que no esté contaminado en absoluto.

Incluso las materias primas de buen aspecto pueden tener un nivel de contaminación mayor que las de mal aspecto.

 

Solo el análisis puede confirmar la presencia de micotoxinas

Para realizar un análisis representativo, es necesario contar con la muestra correcta.

El principal desafío es recolectar una muestra representativa del alimento, reconociendo que estas moléculas tienen un modo de distribución heterogéneo.

  • Por eso es crucial utilizar el método de muestreo adecuado para tener una muestra representativa para el análisis.

Se desarrollan metodologías específicas por tipo de materia prima y tipo de suministro. Además, las micotoxinas son metabolitos muy estables y resistentes.

Son resistentes a:

  • Tratamientos térmicos hasta 250°c (como extrusión, peletizado, etc.)
  • Tratamientos físicos y químicos (como limpieza, amoniaco, etc.)
  • Fermentación Inhibidor de mohos durante el almacenamiento (como ácidos orgánicos que solo destruyen a los hongos y no las micotoxinas)
  • Y al tiempo (incluso largos períodos de almacenamiento)

A su vez, estas moléculas tóxicas representan una amenaza tanto para las especies animales como para los humanos, ya que comprometen el sistema inmune de los animales y la seguridad alimentaria.

  • Para evitar sus efectos negativos en el desempeño productivo de los animales, es necesario protegerlos con un seguro global que vincule servicios personalizados del plan de control de materias primas y las soluciones de productos eficaces.

 

Toxicidad de las micotoxinas

La contaminación múltiple en los alimentos aumenta el efecto tóxico de las micotoxinas y su impacto en el desempeño productivo de los animales. Con este tipo de toxinas, son posibles efectos tanto aditivos como sinérgicos, dependiendo de muchos factores.

No todas las micotoxinas son iguales, ni tampoco su impacto en los animales. La diversidad de especie, la diferencia en edades y, lo que es más importante, el paso por las distintas etapas de producción, presentan diferentes niveles de tolerancia a diversas micotoxinas y es aquí donde solemos tomar “el todo por el nada” y empezamos a evaluar erróneamente el riesgo real de micotoxinas.

Todo el mundo sabe que las aves son sensibles a aflatoxina, pero es completamente diferente evaluar el riesgo de aflatoxinas cuando se trata de la producción de pollos de engorde o de pavos o de reproductores.

  • Lo que puede ser una concentración tolerante para los pollos de engorde podría ser mortal para un pavo o un embrión de pollo (Tabla 1).

Tabla 1 : LD50 oral de la Aflatoxina B1 de varias especies

Fuente: D.Dhanasekaran et al., 2011

Lo mismo ocurre con la tolerancia de la zearalenona cuando hablamos de cerdas jóvenes en comparación con los lechones. La tolerancia a la zearalenona aumenta con la edad, madurez y peso de los cerdos como podemos ver en la Tabla 2.

 

Tabla 2 : Comparación de parámetros que describen la zearalenona

Nivel LOAEL: Menor efecto adverso observado, del inglés Lowest Observed Adverse Eff ect Level

Nivel NOEL: Sin efectos observados, del inglés No Observed Effects Level

Fuente: Adaptado de K. Ropejko and M. Twaruzek, 2021

Los efectos de la zearalenona comienzan a observarse a niveles de concentración de >10,4μ/kg de peso corporal/día (o 10,4ppb) en lechones, mientras que en hembras primerizas y cerdos de engorde el NOEL se eleva a >40μ/kg de peso corporal/día, lo que demuestra que estos últimos son aproximadamente 4 veces más resistentes a la zearalenona que los lechones.

Para los lechones, el LOAEL es >17,3μ/kg de peso corporal/ día, lo que significa que empiezan a producirse efectos adversos biológicos significativos y se esperan signos clínicos típicos de zearalenona.

 

Identificación y seguimiento de riesgos

En la gestión del riesgo de micotoxinas, la prevención es el punto clave del éxito. De hecho, es fundamental que los productores de alimentos conozcan los niveles de contaminación y el riesgo asociado por especie, para poder tener un enfoque preventivo.

  • Para ello, Wisium ayuda a los clientes a elaborar su plan de control de micotoxinas y ofrece soluciones de análisis en función de sus situaciones y objetivos.

Disponer de los resultados de los análisis es el primer paso del enfoque preventivo, y para ir más allá Wisium desarrolló la aplicación Mycowatch®.

Gracias a nuestros 20 años de I + D y a nuestra experiencia de campo, el equipo de Wisium diseñó una nueva generación de aplicaciones móviles.

Combinando muchos años de conocimiento en nutrición animal sobre el impacto de las micotoxinas en la salud y desempeño productivo de los animales con cientos de evaluaciones in vitro e in vivo sobre la eficacia de T5X en diferentes dosis.

Este trabajo continuo y sistemático nos permite crear un modelo de modulación de dosis, que asegurará el producto correcto en la dosis adecuada para cada desafío específico de micotoxinas de acuerdo con la especie y etapa de producción.

Este es realmente un enfoque de vanguardia debido a la recopilación de datos en curvas de dosis / efecto de T5X y la adición de una nueva variable de evaluación de riesgos por etapa de producción (no solo por especie sino especialmente).

  • Esto permite a los usuarios tener un uso adecuado y eficiente de T5X en todas las etapas de crecimiento/ producción, evitando costos adicionales para el usuario final, ya que no habrá un uso excesivo o insuficiente del aglutinante de toxinas. La aplicación Mycowatch® está disponible en las tiendas Google Play y Apple.

La aplicación está dedicada principalmente a nutricionistas y formuladores de alimentos que se pueden utilizar para su trabajo diario; además, se puede enviar un informe completo de cada simulación por correo electrónico para sus archivos.

 



REVISTA NUTRINEWS +

Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 

Regístrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
nutriNews en
Youtube