Una alternativa de éxito a las fuentes de proteína animal en lechones

06/11/2019

Aditivos

Aditivos

get_the_title

Biochem

  • Küstermeyerstraße 16
    49393 Lohne - Alemania
  • 00 34 678 170 841
  • Web
Escrito por: Antonia Schulte, Bastian Hildebrand & Rubén Crespo Sancho
Biochem Zusatzstoffe Handels- u. Produktionsges. mbH, Germany
Revista: NutriNews Noviembre 2019

Un consumo elevado de pienso es importante para un destete saludable

Uno de los efectos que se observan inmediatamente después del destete es la reducción del consumo de pienso que, junto con un desarrollo inadecuado del sistema digestivo, tiene un efecto negativo sobre la función del intestino y el rendimiento productivo. Sin embargo, existen varias estrategias para asegurar un desarrollo óptimo y mejorar el estado sanitario de los lechones destetados.

Pros y contras de las materias primas animales

El plasma sanguíneo porcino es un ingrediente rico en aminoácidos (p.ej. ácido glutámico) que producen el deseado sabor umami, activando receptores sensitivos específicos y potenciando el apetito.

Sin embargo, a menudo el sabor placentero del plasma crea “adicción” en los lechones, acentuando la caída del consumo y de la disminución del crecimiento cuando se retira de los piensos para el destete. Este escenario es típico del periodo del destete, y en la práctica se le conoce como “segundo destete”.

Actualmente, el uso de materias primas de origen animal ha generado un gran debate dentro del sector porcino, debido al riesgo potencial de transmisión de varios virus, especialmente, la peste porcina africana. Un ejemplo es la prohibición, por parte del gobierno chino, del uso del plasma sanguíneo en agosto de 2018 para prevenir la epidemia de peste porcina africana.

» Mientras que, en la UE, los productores de pienso suelen enfrentarse a numerosos cambios legislativos asociados a la fabricación de piensos con plasma. Por ejemplo, la obligación de separar las líneas de producción para evitar la contaminación del pienso para rumiantes con proteínas animales como el plasma.

En busca de una alternativa segura a las fuentes de proteína animal

Debido a los problemas que puede generar el uso del plasma, la necesidad de encontrar alternativas proteicas, seguras, eficientes y funcionales ha ido en aumento.

La levadura hidrolizada, por ejemplo, es una materia prima relativamente nueva en la nutrición animal, conocida por aumentar la palatabilidad del pienso gracias a su elevada cantidad de aminoácidos sabor umami, péptidos y nucleótidos.

Al implementar un cuidadoso proceso de hidrólisis, las células de levadura se rompen y separan en los componentes de la pared (30%) y del extracto de la levadura (70%), conservando, de esta forma, todos los nutrientes y aumentando la disponibilidad de los componentes intracelulares como los aminoácidos sabor umami y el ácido nucleico/nucleótidos y, en consecuencia, aumentando el consumo de pienso en el postdestete.

Las cepas más utilizadas pertenecen al género Saccharomyces spp y, entre ellas, S. cerevisiae son las más conocidas y estudiadas, y comúnmente se le conoce como levadura de panadería.

Actualmente, hay otras cepas, como Kluyveromyces spp. que están despertando un mayor interés para su uso en nutrición animal, ya que a diferencia de las cepas de S. cerevisiae, las levaduras K. fragilis tienen mayor proteína bruta y aminoácidos, como el ácido glutámico, resultando en una mayor palatabilidad.

La cepa de levadura Kluyveromyces fragilis es una alternativa interesante a las proteínas animales en dietas para lechones por sus propiedades potenciadoras del apetito gracias a sus sabores umami y lácteo y por su gran digestibilidad. Otros componentes funcionales como péptidos digestibles y los componentes prebióticos de la pared potencian la función intestinal y estimulan el sistema inmunitario.

Estudios demuestran el efecto positivo de la levadura hidrolizada

En una prueba reciente, realizada en un centro de investigación danés especializado en pruebas con lechones destetados, se evaluó el efecto sobre los parámetros productivos de utilizar piensos con diferentes fuentes proteicas, a dosis empleadas comercialmente, como harina de soja (SBM), concentrado de proteína de soja (SPC), plasma porcino (PBP), levadura hidrolizada derivada de la cepa Kluyveromyces fragilis – TY*- , o una combinación de PBP y TY*.

  • El pienso a base de SBM se definió como el control y fue un pienso estándar comúnmente usado para el destete, el resto fueron considerados piensos de alta calidad.
  • Los lechones recibieron las distintas dietas los 14 días postdestete, que son los más críticos.
  • Después del prestarter (d 1-14), los cuatro grupos con fuentes proteicas de alta calidad recibieron el mismo pienso estárter entre los días 15 y 42, mientras que el control (SBM) recibió el pienso estárter estándar que se utilizaba normalmente. Los diferentes piensos se muestran en la tabla 1.

Resultados

  • A diferencia del grupo control, la consistencia de las heces mejoró significativamente con los piensos prestarter de alta calidad.
  • Los lechones de todos los grupos tuvieron un alto consumo de pienso después del destete, sin diferencias significativas entre tratamientos (236 ± 55 g por lechón y día).
  • Luego del cambio de pienso el día 15, se observó un consumo significativamente mayor en el grupo TY*, mientras que en los grupos SBM, SPC y PBP se vio una caída del consumo (SBM 669 g vs TY 780 g).
  • Durante todo el periodo experimental, hubo un aumento significativo de la GMD en el grupo TY* respecto al control (Figura 1).

Figura1. consumo medio diario (CMD), ganancia media diaria (GMD) e IC tras el cambio de pienso y durante todo el periodo experimental (Medias, DE, ab diferencias significativas, P<0.05)

  • Además, los lechones suplementados con TY* tendieron a una mayor GMD respecto al resto de dietas de alta calidad en todo el periodo (Figura 1).
  • Para los grupos PBP y PBP+TY* no se detectaron diferencias significativas.
  • Además, el peso vivo y el IC fueron iguales en todos los tratamientos durante la fase 1.
  • Tras el cambio de pienso el día 15 y durante toda la prueba, los lechones que recibieron el pienso con plasma o con TY* tuvieron mejor IC que los piensos a base de SBM o SPC.

En general, se mejoró el crecimiento, el índice de conversión y el consumo de pienso.

Los animales alimentados con la levadura hidrolizada (PBP+TY*, TY*) tuvieron mayor consumo antes y después del cambio de pienso, lo que podría indicar mayor madurez del intestino gracias al efecto prebiótico.

  • El conocido fenómeno de caída de consumo tras la retirada del plasma pudo también verse en esta prueba.
  • Gracias al mayor consumo después del cambio de pienso el día 15, los lechones del grupo TY* tuvieron mayor ganancia media diaria respecto al resto de grupos tras el cambio de pienso (483 vs. 564 g, P < 0,01).
  • Además, hubo una clara ventaja económica de los piensos con TY* debido al menor precio del pienso con un rendimiento similar que el pienso con PBP (- 8,67%).

La levadura hidrolizada derivada de la cepa Kluyveromyces fragilis – TY* mencionada y puesta en prueba en el artículo es TechnoYeast (Biochem Zusatzstoffe, Alemania) (TY).

 

Una fuente proteica altamente eficiente y económica, en combinación o como alternativa al plasma

La levadura hidrolizada de Kluyveromyces fragilis (TechnoYeast) es un ingrediente prometedor para los piensos peridestete de alta calidad.

El sabor umami potencia la palatabilidad del pienso y asegura un elevado consumo, comparable a piensos con plasma o incluso mayor.

Los valiosos componentes de la levadura hidrolizada TechnoYeast, como los péptidos altamente digestibles, el ácido nucleico y las paredes de levadura prebióticas, ayudan al desarrollo del intestino, incrementan los rendimientos productivos y aporta beneficios económicos respecto al coste del pienso cuando se reemplaza el plasma total o parcialmente



Dejar un comentario