Sección técnica Proteína de soja Volver a la sección Ir a nutricionanimal.info
}

Productos derivados de soja – Parte III . Calidad según su origen

26/04/2019

La soja y sus productos

Escrito por: G. Fondevila, L. Cámara, L. Aguirre, J. B. Mabrouk & G. G. Mateos
Departamento de Producción Agraria, UP Madrid

La menor variabilidad en la composición química de la harina de soja (HS) en comparación con otras fuentes proteicas, favorece, a pesar del precio, su utilización en piensos.

A tener en cuenta que debido a sus altos niveles de uso, la uniformidad en la calidad y valor nutricional de esta materia prima tiene una importancia trascendente en formulación de piensos.

Numerosos factores, incluyendo las condiciones del procesado (Grieshop et al., 2003), el almacenaje (Westgate et al., 2000) y el origen (Ravindran et al., 2014; García Rebollar et al., 2014 y 2016) afectan al valor nutricional de la HS.

Todos estos factores causan variaciones notables, tanto en el perfil y la digestibilidad de los aminoácidos (AA) como en su contenido en energía metabolizable (EMAn).

Es necesario tener en cuenta todos estos factores de variación a la hora de formular piensos comerciales por su importancia en el coste final de la alimentación.

Condiciones del procesado y del almacenaje

Previo al proceso de calentamiento, el haba se trocea y descascarilla a fin de mejorar la rentabilidad del proceso de extracción del aceite.

El haba descascarillada se somete a diversos procesos, incluyendo el calentamiento térmico con el doble fin de facilitar la extracción mediante solventes de la fracción lipídica, que representa en torno a un 18-20% del haba entera, y de reducir su contenido en factores antinutricionales (FAN) termolábiles.

Factores a considerar en la variabilidad de la calidad nutricional de HS (según Karr-Lilienthal et al., 2005)

  • Tipo de haba
  • Molienda previa
  • Las condiciones de humedad, temperatura y tiempo utilizados en el procesado para extraer el aceite del haba de soja original

 

» En condiciones normales, la HS resultante contiene niveles muy reducidos de extracto etéreo (en torno al 1,7%) y niveles de PB entre el 46 y el 50%, dependiendo de la calidad del haba original.

» En numerosas ocasiones, parte de la cascarilla que se separó al inicio del proceso se añade a la HS desengrasada obteniéndose un producto con una PB en torno al 44%.

» Esta cascarilla adicional no ha sido procesada térmicamente, por lo que contiene ciertas cantidades de FAN, tales como los inhibidores de tripsina (IT).

Las condiciones y la duración del almacenaje de las habas y de las HS resultantes, incluyendo la temperatura, la humedad y las condiciones de ventilación, influyen notablemente sobre la calidad nutricional final de la HS.


...

Accede para continuar leyendo todo el contenido, además así podrás descargarte el PDF. Si aún no estás registrado para acceder, hazlo de forma gratuita aquí.

Dejar un comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de la nutrición animal.